Superventas entre los SUV de lujo

El Mercedes GLC llegó en el 2015 para poner fin a la era del GLK. Hoy, tres años más tarde, se sitúa como uno de los pilares más importantes del fabricante alemán. En lo que va de año se han vendido en España 2.271 unidades, situándose así como el segundo modelo más vendido de la marca, solo por detrás del popular clase A.

.

A pesar de que su silueta no recibe trazos muy marcados y se muestra más clásica que moderna, su éxito es innegable. En estos tres primeros meses del año ha vendido más que sus populares hermanos como el Clase C o el GLA.

Y es que si lo que buscamos es un SUV amplio y confortable el GLC, con una carrocería que no es cupé, es una de las mejores soluciones, frente a modelos como el Audi Q5, el BMW X3 o el Jaguar F-Pace.

La unidad probada por nosotros disponía del motor más básico, que con una cilindrada de 2.1 litros y alimentación biturbo por inyección directa es capaz de ofrecernos 170 caballos con consumos muy contenidos. Además, este es uno de los motores clásicos de Mercedes y por ello han trabajado mucho en anular vibraciones y ruido. Inicialmente nos parecía que podían ser pocos caballos para este modelo, pero finalmente la relación prestaciones consumo nos ha convencido, si no vamos muy cargados. Todas las unidades de GLC disponen de la tracción integral 4 Matic y este motor va asociado a una caja de cambios automática de 9 velocidades, denominada 9G-Tronic. El manejo de la caja de cambios es sencilla, ya que en automático el convertidor de par se encarga de todo y si necesitamos toda la potencia y vamos en novena, pronto reacciona y baja cuatro velocidades. Además, si queremos manejarla en secuencial es posible desde las levas del volante. La suspensión resulta confortable en autopista y autovías, aunque nos pareció un poco blanda en el eje delantero, sobre todo a la hora de pasar badenes, en donde el rebote no te lo esperas.

Exteriormente, el GLC presume de una gran parrilla con la estrella centrada sobre dos láminas y unos faros de LED muy avanzados. El conjunto ofrece una imagen de robustez que se ve rematada por un amplio portón que da acceso a los 580 litros de maletero. No nos gustaron en nuestra versión los estribos laterales, que estéticamente le dan un aire campero, pero que en el uso diario se manchan con facilidad.

En su interior es donde más puede presumir, ya que dispone de 5 cómodas plazas y una buen altura libre al techo, lo que facilita el acceso al coche. Una pantalla central HD y de 7 pulgadas ubicada sobre la consola nos permite manejar casi todas las funciones del coche y por ese motivo desaparece mucha botonería que ahora ya no hace falta. Su manejo mediante la rosca resulta muy intuitivo, sin tener que desviar la vista de la carretera. Además, apretando simplemente un botón el coche nos permite seleccionar el tipo de conducción más adecuado, dándonos a elegir entre cinco programas diferentes. Está disponible desde 49.000 euros.

REDUCCIÓN DE BOTONES

Con la presencia de la pantalla central y el volante multifunción, Mercedes ha logrado reducir al mínimo el numero de botones del salpicadero. Ahora, mediante el mando giratorio, podemos manejar todas las funciones del coche, o también podemos hacerlo por órdenes de voz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Superventas entre los SUV de lujo