El coche que necesitaba esta marca

Para Opel este Grandland X es un soplo de aire fresco que le permite cambiar el paso en el segmento que más demanda tiene en el mercado español, el de los SUV compactos. El Grandland X ofrece la tracción Multigrip, que le permite sortear cualquier tipo de terreno, y sus precios parten desde los 25.850 euros.

.

En esta nueva fase que ha iniciado Opel dentro del grupo PSA se benefician de las mismas plataformas para lanzar modelos con la misma base en todas las marcas del grupo, como es el caso de este Grandland X, que comparte tecnología con el Peugeot 3008.

Aún así, el Grandland X sigue mostrando su personalidad propia a nivel estético, donde destaca su silueta dinámica, de 4,47 metros de longitud, con amplias superficies acristaladas y perfilado frontal que remata en unas ópticas muy estrechas. Por atrás su tercer pilar le dota de fluidez de líneas, con una cintura ascendente, un cristal trasero muy inclinado y unos pilotos led a ambos lados del generoso portón, que da acceso a un maletero de 514 litros ampliables hasta los 1.652. La opción bicolor resalta más la dinamicidad del coche 

MÁS CALIDAD

En el interior se respira un ambiente refinado, con una pantalla táctil que corona una consola central donde todas las funciones están bien ordenadas y son fáciles para que las maneje el conductor.

El Grandland X incorpora lo último de Opel en conectividad, con sistemas como el Android Auto o su correspondiente Apple Car Play, que son compatibles con el Intellilink y el asistente personal de conectividad OnStar con punto de acceso Wi-Fi. También los smartphones pueden cargarse de forma inalámbrica.

La gama de motores de este modelo está montada con un propulsor de gasolina 1.2 litros de 130 caballos y otros dos diésel, un 1.6 de 120 y un 2.0 de 177 caballos, este último dotado de la moderna caja de cambios automática de ocho velocidades, con la que optimiza los consumos.

TECNOLOGÍA

La tecnología es inherente a este vehículo, que ya puede estar dotado con sistemas de alerta de colisión frontal con detección de peatones y frenada de emergencia, o el asistente avanzado de aparcamiento con cámara de 360 grados.

Al margen de estos sistemas, Opel también se beneficia del intercambio de tecnologías del grupo PSA con el sistema de control de tracción IntelliGrip, con cinco modos de tracción, que lo hacen apto para manejarse por nieve, barro o arena.

El Opel Grandland X ya está en el mercado con versiones básicas como las Selective, con precios desde 25.850 euros, o las lujosas Ultimate, cuyos precios parten de 31.350 euros para la versión de gasolina y de 39.800 euros para la diésel más potente.

Con el más pequeño Crossland X y este Grandland X Opel actualiza su gama de SUV, con coches modernos y funcionales al estilo que pide hoy el cliente español.

Aptitudes para el todoterreno

El Sistema IntelliGrip permite accionar diferentes modos de conducción, específicos para terrenos como la arena, la nieve o el barro. De esta forma el Grandland X se adapta a ellos saliendo de cualquier situación gracias a unos neumáticos especialmente preparados para la conducción off road, pero sin necesidad de tracción a las cuatro ruedas. Es un plus que se ofrece en este modelo de Opel, ya que la mayoría de SUV compactos de la competencia solo están adaptados a la conducción sobre asfalto.

Votación
0 votos
Comentarios

El coche que necesitaba esta marca