Tienes un coche fantástico, ¿lo sabes?

El radar de precolisión ya es de serie incluso en utilitarios nuevos. Al igual que ocurrió con el ABS o el ESP, acabará siendo un estándar de seguridad obligatorio. EuroNcap, el organismo que evalúa los modelos que se comercializan, penaliza incluso a aquellos que no cuentan con ayudas activas a la conducción.

Tu coche es fantástico... ¿Lo sabes? Los avances en seguridad activa, la destinada a evitar accidentes aumentan en nuestros coches. Radares que evitan colisiones o sensores que leen el carril y mantienen el coche dentro son solo algunos. La conducción ya es casi autónoma.

Redacción

El 7 de mayo del 2016, el sistema Autopilot de un Tesla Model S fallaba y provocaba la primera muerte oficial en un vehículo que circulaba en modo semiautónomo. El conductor, Joshua Brown, en un recorrido de 37 minutos por una carretera de Florida, solo tuvo las manos en el volante 25 segundos. Hizo caso omiso de las alertas en varias ocasiones. El coche se empotró contra el remolque, blanco, de un camión. Citar el color no es baladí. Las cámaras del coche, en un día despejado, fueron deslumbradas por los rayos del sol al ser reflejados en la caja del tráiler. El camión no fue identificado como un obstáculo: el Tesla se empotró de lleno contra él. «A día de hoy nada puede sustituir la acción del conductor», señala Antonio Solórzano, director en A Coruña de PTC Escuela de Conducción. Es cierto que cada vez más los coches incorporan nuevos elementos de seguridad activa, aquellos dedicados a evitar accidentes, pero se trata de ayudas que aún no eliminan el papel determinante del conductor.

LAS RUEDAS TAMBIÉN CUENTAN

«Varios clientes nos han dicho que el radar de impacto delantero les ha evitado accidentes, pero siempre les advertimos que la responsabilidad sobre las cuatro ruedas del coche es de ellos», dice Rafael Míguez, jefe de ventas de Lexus en Breogán Autolux A Coruña. Solórzano recuerda algo lógico que conviene que no pase desapercibido: «Los neumáticos son la base sobre la que se sustenta no solo la adherencia del vehículo sobre la calzada, sino buena parte de las ayudas a la conducción. Si están desgastados, la medida no es la que corresponde o su presión no es adecuada, la respuesta de sistemas como el ABS o el ESP u otros que a la postre actúan directamente sobre ellas no será idónea». Por no hablar de que las suspensiones o la dirección ya forman parte de las medidas con las que contamos para evitar un choque. El futuro es el del coche conectado por completo a una red de transporte. Pero antes, quedan muchos kilómetros que recorrer con los actuales.

RADAR FRONTAL Y CRUCERO ADAPTATIVO

Si se fija en la parte frontal de los nuevos modelos que se comercializan, quizá vea en la parte central de la parrilla inferior una especie de caja negra. Se trata de un radar, capaz de detectar vehículos, peatones o animales delante de nosotros. En su función más básica, la de identificar un posible impacto, empieza a montarse de serie incluso en utilitarios: los nuevos Polo e Ibiza ya lo incluyen. Esta dotación influye cada vez más en la obtención de las cinco estrellas EuroNcap, que marcan el más alto nivel de seguridad en los coches nuevos. El sistema es capaz de frenar por sí solo el coche si detecta que vamos a chocar contra algo. Conocido por sus siglas en inglés AEB (frenada automática de emergencia), en el caso de los utilitarios anteriores consiguió evitar el siniestro deteniéndose ante un vehículo parado circulando a 70 y 50 km/h. También frenó ante un peatón desde 35 km/h. Combinado con el control de crucero se obtiene un sistema capaz de mantener constantemente la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Si nota que nos acercamos demasiado, avisará en el cuadro de instrumentos. En caso necesario detiene el vehículo.

AVISADORES Y CÁMARAS PERIFÉRICAS

Engranar la marcha atrás, que una cámara proporcione la visión exacta de lo que ocurre y, si pasa alguien por el ángulo muerto, detectarlo, avisarnos e incluso parar el vehículo es posible gracias al sistema RCTA de Lexus. En otros modelos actúan por separado, siendo especialmente útil en los SUV la detección del ángulo muerto. Su altura dificulta la visión de coches más bajos, deportivos e incluso motos. Las cámaras en el parabrisas aportan exactitud a los sistemas de precolisión y además leen la última señal mostrándola en el panel. No volverá a preguntarse a qué velocidad tiene que circular.

FAROS MATRICIALES LED

Adaptan el haz de luz a las circunstancias meteorológicas y al tráfico, evitando deslumbrar al resto de conductores. Iluminan con mayor o menor potencia de manera automática. En el caso de un adelantamiento son secuenciales: el faro izquierdo prolonga su luz antes que el derecho, por ejemplo.

DETECTOR DE CAMBIO INVOLUNTARIO DE CARRIL

Sensores, que pueden ser de infrarrojos o cámaras ubicadas en el parabrisas, leen las líneas del carril. En modelos avanzados, como en los Lexus, corrigen incluso la trayectoria. Actuando conjuntamente con el control de crucero adaptativo, la conducción es casi autónoma. Identifican hasta las líneas borrosas.

Votación
6 votos
Comentarios

Tienes un coche fantástico, ¿lo sabes?