El SUV de lujo con ADN deportivo

Desde que se lanzó en el año 2002 el primer Cayenne se han vendido cerca de 800.000 unidades. La primera generación apostaba por el todoterreno, la segunda por una importante reducción de peso y consumo, y ahora la tercera presumirá de conectividad ilimitada y una mejor dinámica de conducción.

.

En su vista exterior el nuevo Cayenne es ahora más largo, 63 milímetros, lo que permite una mejora en el espacio de las plazas traseras y con 100 litros más de capacidad de maletero, y además es más bajo, lo que ofrece un mejor comportamiento dinámico. Y es que Porsche en esta tercera generación quiere que el Cayenne sea el coche para todo. Con un uso diario más adecuado a la carretera que al off road, aunque en este último terreno se sigue moviendo con total soltura gracias a sus nuevos sistema de asistencia, donde destaca el bloqueo de diferencial según la situación.

Porsche puede meter el Cayenne en un circuito y ofrecer prestaciones y al mismo tiempo lograr el equilibrio entre confort y dinamismo, todo ello para darle un uso diario al coche. Para conseguirlo propone una suspensión neumática de tres cámaras, una estabilización dinámica del chasis y sobre todo un eje trasero direccional que se deja notar mucho en carreteras de montaña o giros muy pronunciados. Todo ello apoyado por una tracción integral controlada electrónicamente, distribuyendo el par al eje delantero según demande cada situación.

Pero sin duda alguna, el nuevo Cayenne es el modelo más estable de las tres generaciones, gracias a un chasis dinámico, capaz de estabilizar el balanceo gracias a un motor eléctrico y que permite un alto nivel de confort, sobre todo en curvas rápidas de autopista y en apoyos fuertes, o en el paso por juntas de dilatación.

De momento Porsche anuncia tan solo tres motores de gasolina, aunque en el Salón de Ginebra seguro que se dejará ver la motorización híbrida como una de las grandes apuestas de la marca de cara al futuro junto con el eléctrico Mission E. La gama comenzará con el motor V6 turbo de 340 caballos, le seguirá la versión S con 440 caballos y el alto de gama, el V8 biturbo de 550 caballos. Potencias más que elevadas para un sistema de frenos también mejorado. Precisamente en la versión turbo, la marca estrena unos discos denominados PSCB que no generan el polvo de ferodo y prueba de ello es que las pinzas vienen pintadas en blanco. Además, un alerón posterior se despliega a modo de flaps si realizamos una frenada de emergencia por encima de los 170 kilómetros por hora.

ASPECTO MÁS REFINADO

Su diseño es más refinado en la parte delantera, mientras los cambios se centran en la trasera, con la incorporación de las luces led unidas y que se han convertido en uno de los puntos de la imagen de marca, heredadas del deportivo 911.

En su interior es donde más cambios se pueden apreciar y es que los avances de la tecnología de la comunicación permiten que este sea el Cayenne más conectado de la historia. Manteniendo las agarraderas de la consola central, ahora esta se erige en su parte superior con una pantalla táctil de 12,3 pulgadas, capaz de ofrecer toda la información del coche y del mundo on line, como la navegación y el control de voz. También dispone de wifi y 4 puertos USB, así como de los servicios Porsche Connect. La marca sigue manteniendo el cuentavueltas con aguja y en la parte central, pero a ambos lados ya ofrece dos pantallas de 7 pulgadas que conforman el resto del cuadro de instrumentos.

Por supuesto, estos modelos, que cuestan entre los 87.759 euros del más económico y los 160.613 de la versión Turbo, disponen de todo tipo de ayudas a la conducción, aunque debemos destacar dos que llegarán a lo largo de este año y que nos han sorprendido. Uno es el asistente de aparcamiento que ya tienen muchos modelos, pero en esta ocasión con protección de llantas, para no rayarlas contra la acera. El otro es un Asistente de Emergencia, que reconoce si nos encontramos mal y si perdemos el conocimiento va frenando el coche lentamente hasta detenerlo del todo, y avisa con los dobles intermitentes.

Porsche ha dado con este Cayenne un golpe en la mesa dentro del segmento de los todocaminos de lujo. Y es que su comportamiento dinámico en cuanto a estabilidad, gracias a su chasis 4D, la potencia de sus motores y el mordiente de sus frenadas nos han dejado muy sorprendidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El SUV de lujo con ADN deportivo