Conducir, un riesgo laboral

Los accidentes laborales no solo se producen en el centro de trabajo. También tienen esa consideración los ocurridos durante el desplazamiento entre el domicilio y el puesto de trabajo. Son los accidentes de tráfico «in itinere».


Redacción

Entre enero y noviembre del año pasado se produjeron en España 569 accidentes de trabajo mortales. Un tercio fueron accidentes de tráfico, lo que indica la magnitud de un problema que hasta hace muy poco nadie valoraba desde la perspectiva de la seguridad vial. El coste social y económico que supone la pérdida de un trabajador en un accidente está empezando a cambiar la visión sobre este tipo de siniestros, pero queda mucho camino por andar. «No hay una conciencia de que el accidente de tráfico es un riesgo laboral», explica Shara Martín, directora general de Pons Seguridad Vial. «Incluso, a nivel institucional, hablas con las administraciones y sí reconocen que hay un problema, pero no se aplican medidas reales para que las empresas formen en seguridad vial a sus trabajadores para que no tengan accidentes yendo o viniendo del trabajo», asegura.

«IN ITINERE» Y EN JORNADA

Dentro de los accidentes laborales de tráfico, la normativa distingue dos tipos: los ocurridos en jornada o en misión y los que se producen in intinere o en trayecto. Los primeros son los que generalmente tienen como protagonistas a profesionales del transporte y que se producen durante la jornada laboral y por motivos de trabajo, como desplazamientos comerciales o transporte de mercancías y pasajeros. El año pasado hubo 74 accidentes mortales de ese tipo en España (7 en Galicia). Los siniestros in itinere son los que ocurren durante el desplazamiento del trabajador entre su domicilio y su puesto de trabajo. En el 2017 hubo 107 accidentes mortales entre la casa y la oficina, 5 en Galicia.

MÁS FORMACIÓN VIAL

Es lo que reclaman los expertos. Y piden ayudas para que las empresas incluyan la seguridad vial en sus planes de prevención de accidentes. «El 90 % de las empresas españolas son pymes y apenas hacen formación porque eso tiene un coste económico», advierte Shara Martín, que señala que en sus estudios constatan que poco más del 10 % de los trabajadores reciben formación en seguridad vial en sus empresas.

FATIGA Y ESTRÉS

Conducir de casa al trabajo puede ser una acción de riesgo. Lo explica Martín: «En un estudio que hicimos, nos llamó la atención que la gente que trabaja admite que conduce con fatiga o estrés más que la media de conductores. Eso demuestra que el trabajo tiene unas consecuencias psicofísicas que afectan a la conducción».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Conducir, un riesgo laboral