El coche casi autónomo

El nuevo Audi A8 llega al mercado español para rivalizar con el BMW serie 7 y el Mercedes Clase S, entre otras berlinas de lujo, y lo hace con una carrocería muy ligera que le confiere dinamismo, con una avanzada suspensión activa, con un nuevo código estético y también un nuevo sistema de mandos interiores. Pero sobre todo, con la más avanzada tecnología de conducción autónoma que permite la legislación vigente.

.

El nuevo A8 saldrá al mercado con dos carrocerías, la normal con 5,17 metros de longitud y la L, con 5,30. Ni que decir tiene que una berlina de representación como esta será usada en gran medida por ejecutivos con chófer, en cuyo caso la versión larga es más adecuada.

Está construido con materiales ligeros, donde se conjugan un 58% de aluminio, mezclado con aceros conformados en caliente, polímeros reforzados con fibra de carbono y hasta alguna viga de magnesio.

Pero visto desde fuera en el nuevo A8 se confirma un cambio de estilo marcado sobre todo por una parrilla hexagonal más ancha, mientras por detrás la línea de luces es novedad al atravesar por completo la carrocería de lado a lado. La iluminación, por cierto, recurre a la última tecnología con faros HD Matrix LED incluyendo luces láser, y en las ópticas traseras se emplea tecnología OLED.

En el interior el A8 se asemeja a un lujoso salón con protagonismo principal para el asiento trasero derecho que puede ajustarse con inclinación del respaldo con masaje incluido y reposapiés con calefacción y masaje también para los pies. Además, para trabajar tendremos mesitas plegables y un par de pantallas nos servirán para ver cine o televisión mientras viajamos en el coche con chófer.

Decíamos que el nuevo A8 cambia por completo los mandos de los sistemas. Abandona el mando rotativo que usaba en sus modelos hasta ahora y se centra en una pantalla táctil de 25,7 centímetros donde están todos los menús incluidos en ella. Por debajo de esta pantalla hay otra para el manejo de la aireación. Además, en el A8 también se puede interactuar con el coche mediante mandos de voz.

CONDUCE SOLO

Audi presume de que el A8 está en el nivel 3 de conducción automatizada. Y ello se manifiesta en que su conductor, en condiciones de tráfico denso (hasta 60 km/h), puede sacar los pies de los pedales y las manos del volante y el coche iniciará la marcha desde parado, acelerará y frenará y mantendrá el vehículo en su carril. También será capaz de aparcar por sí solo y esto incluye que el conductor podrá controlar a pie, desde fuera del coche, la maniobra sin necesidad de estar dentro.

Es, de momento, lo que permite la legislación vigente, por que el A8 puede hacer mucho más gracias a los 40 sensores de que dispone para asistir al conductor, entre ellos de ultrasonidos o un escáner láser.

El nuevo Audi A8 llega a España, de momento, en sus dos versiones básicas de motor, ambas de seis cilindros en V, una A8 50 TDI de 286 caballos y un A8 55 TFSI de 340. En todos los A8 se incluye de serie la tracción Quattro y también el cambio tiptronic de ocho velocidades con levas en el volante. Sus precios son de 97.460 euros (A8 50 TDI) y 104.560 euros (A8 55 TFSI), ambos en versiones cortas de carrocería. Las largas cuestan sobre tres mil euros más. Este mismo año llegarán nuevas versiones e-tron (híbrido enchufable) y W12, el más alto de gama.

En todas las versiones del A8 se incluye ya la tecnología de hibridación ligera (mild-hybrid) que se beneficia del nuevo sistema eléctrico principal de 48 voltios, una de las grandes aportaciones de este coche. Gracias a este sistema se reduce el consumo de combustible hasta 0,7 litros cada 100 kilómetros, ya que el coche, entre 55 y 160 km/h, puede funcionar en modo marcha por inercia (en descensos o en llano) eléctricamente, con el motor apagado, si el conductor levanta el pie del acelerador.

El nuevo Audi A8 introduce por primera vez también la dirección dinámica a las cuatro ruedas, con la que las ruedas traseras giran en sentido contrario a la dirección cuando se circula a baja velocidad, mejorando el radio de giro y haciendo muy cómodas las maniobras en calles estrechas o párkings. A velocidades medias y altas las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las delanteras, lo que mejora la estabilidad y agilidad del vehículo.

TREN DE RODAJE

También a nivel de tren de rodaje se ha mejorado mucho este A8, que utiliza en ambos ejes una configuración de cinco brazos fabricados en aluminio. Ya de serie, la suspensión neumática adaptativa se adapta al tipo de conducción que queramos al elegir entre los programas confort, dynamic o auto, además de un cuarto modo que al circular por carreteras bacheadas eleva la altura de la carrocería. Por el contrario, sobre firmes buenos, a partir de 120 km/h., la carrocería desciende 2 centímetros para mejorar la aerodinámica. Existe todavía una suspensión más sofisticada (Audi AI Active suspension) que puede actuar sobre los amortiguadores de cada una de las cuatro ruedas de forma independiente y que en caso de detectar una inminente colisión lateral levantará ocho centímetros el coche por ese lado para amortiguar los efectos del choque.

En definitiva el Audi A8 es el automóvil mas tecnológico, su buque insignia, lanzado hasta el momento por la firma de los cuatro aros. Esta cuarta generación sorprende sobre todo por la renovación estética que se ha hecho sin alardes exhibicionistas, con el resultado de una berlina discreta, en absoluto ostentosa, y por la tecnología incluida que va más allá de lo que permite la legislación vigente, que tendrá que evolucionar para dar acogida al coche autónomo que ya es más del presente que del futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

El coche casi autónomo