Un deportivo que consume 2,5 litros

Ganar las 24 horas de Le Mans con un coche híbrido le ha servido a Porsche para desarrollar un Panamera dotado de un motor de gasolina que se combina con otro eléctrico y que es capaz de consumir solamente 2,5 litros a los cien kilómetros.

.

El motor V6 bi-turbo de 2.9 litros y 330 caballos de potencia, combinado con el motor eléctrico de 136 caballos montado en el eje de transmisión, se combinan para conseguir que el Panamera sea un eficaz turismo con un consumo así de reducido. Es más, en modo eléctrico, con cero consumo y cero emisiones, puede rodar hasta cincuenta kilómetros si somos cuidadosos. Lo hemos probado y quedamos sorprendidos, porque sobre todo, estas cifras, que se consiguen con una conducción sosegada, son compatibles con unas prestaciones de auténtico deportivo, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, o de conseguir una velocidad máxima de 310 km/h cuando se conduce un Panamera Turbo S E-Hybrid de 680 caballos combinados entre sus dos motores (550+136), que es la versión híbrida enchufable más potente disponible hasta ahora en el mercado.

Todo esto disponiendo de una tracción integral, un afinado chasis y suspensiones capaces de inscribirlo en cualquier tipo de trazado como si fuese sobre raíles, y además disfrutando de un confort sin parangón.

A cambio hay que pagar la cifra más alta de cualquier Panamera, pues el Turbo S E-Hybrid cuesta 204.060 euros, aunque hay otros más baratos como el Panamera 4 E-Hybrid, algo menos potente (si se pueden definir así 462 caballos), por 112.584 euros.

El secreto de las cifras de consumo del Porsche Panamera E-Hybrid está en una tecla negra que hay en el interior de su volante y que esconde el llamado Sport Chrono Package y que en esencia es un conmutador con cuatro modos de conducción que cambia el carácter del coche. Por defecto arranca con el modo E-Power, con el que hace conducción eléctrica con cero consumo y emisiones. Pero cuando se gira la tecla o se agotan las baterías entra en acción el Hybrid Auto, en el que trabajan los dos motores adaptándose a las condiciones de conducción. Girando de nuevo el mando se accede a los dos modos Sport y Sport+ donde el motor de combustión se exprime al máximo y reserva algo de carga en el motor eléctrico para acelerar a tope. ¿Se acuerdan del KERS de la Fórmula 1? Pues eso.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un deportivo que consume 2,5 litros