Jan Wilsgaard y el Volvo 240: imagen de marca

A lo largo de cuatro décadas Jan Wilsgaard dotaría de una fuerte personalidad a los modelos de Volvo, plasmando fielmente en sus diseños los criterios de resistencia, funcionalidad y seguridad que han caracterizado al fabricante.

.

En 1974 Volvo lanzaba al mercado el modelo que supondría el mayor éxito comercial de su historia, el 240, que en sus versiones de 2, 4 y 5 puertas se mantendría 19 años en producción, alcanzando unas ventas de más de 2.800.000 unidades. La versión turbo del modelo presentada en 1981 proporcionaría además al fabricante éxitos deportivos que rememoraban los conseguidos con modelos legendarios como el PV544, ganador del Campeonato de Europa de Ralis en 1964 y del Rali Safari en 1965, aunque ahora se tratase de pruebas de velocidad. En 1985 Per Stureson se proclamaba campeón del DTM alemán al volante de un 240Turbo del equipo IPS Motorsport, y aquel mismo año Gianfranco Brancatelli y Thomas Lindström se alzaban también con el Campeonato de Europa de Turismos con otro 240Turbo del equipo del preparador suizo Rudi Eggenberger; triunfo que Johny Cecotto y Thomas Lindström hubieran revalidado con el equipo RAS en 1986 de no haber sido penalizados por la utilización de carburante no homologado.

Las victorias del Volvo 240 durante varias temporadas en este tipo de pruebas le valdrían el sobrenombre de ladrillo volador, fácil de comprender si comparamos su apariencia con la de competidores de aquella época de líneas mucho más depuradas como el BMW 635 CSI, el Jaguar XJS, el Rover SD1 Vitesse o el Alfa Romeo GTV. Aquel apelativo, aunque resultase peyorativo en el ámbito deportivo, describía a la perfección una imagen que reflejaba claramente tanto los criterios de robustez y fiabilidad mecánica con los que el fabricante desarrollaba sus modelos, como especialmente sus condiciones de seguridad pasiva, en las que el 240 heredaba las importantes innovaciones planteadas en el prototipo del Volvo Experimental Safety Car de 1972. Al igual que en el caso de aquel, el autor de aquellas formas cuadradas era el entonces responsable de diseño de Volvo, Jan Wilsgaard.

Hijo de un marino noruego, Wilsgaard había nacido en 1930 en Nueva York, desde donde la familia retornaría a Noruega, donde transcurriría su infancia, hasta que durante la Segunda Guerra Mundial se trasladaron a Suecia. Mientras cursaba estudios de escultura en la Escuela de Artes Aplicadas de Gotemburgo, sede de Volvo, Wilsgaard fue reclutado en 1950, con tan solo 20 años, por el diseñador americano Edward K. Lindbergrad, colaborador del fabricante en sus primeros modelos, al que la empresa había encomendado la formación de un departamento interno de diseño para desarrollar el modelo que sustituiría al PV544 y al PV60 entonces en producción, con la vista puesta especialmente en el mercado estadounidense.

A pesar de haber realizado tres propuestas iniciales que no alcanzarían la aprobación de Assar Gabrielsson y Gustaf Larson, fundadores y entonces aún responsables de la empresa -el Philip, el PV179 y el 55- y de verse obligado a competir con otros diseñadores, finalmente en 1953 Wisgaard presentaría un estudio que no solo sería aceptado, sino que se convertiría en un modelo fundamental para Volvo: el Amazon, en el que planteaba una equilibrada combinación de las tendencias italianas y estadounidenses de la época, que saldría al mercado en 1956 y tres años después sería presentado en el mercado americano.

Aun tras el éxito del Amazon, la falta de confianza en un departamento de diseño poco consolidado hacía que Volvo mantuviera la colaboración con asesores externos, y que Wilsgaard trabajase prácticamente por su cuenta, con frecuencia desde Italia, donde disfrutaba de la colaboración de Sergio Coggiola, y no presentase sus diseños hasta que estos estaban completamente elaborados, sin participación alguna de la empresa en las etapas de desarrollo. Su forma de trabajo obtendría buenos resultados al ser nombrado en 1966 responsable del departamento de diseño, desde el que se encargaría tanto de propuestas como el Volvo Experimental Safety Car (VESC) de 1972, el New York Taxi de 1976 o el Volvo Concept Car de 1980, como de la mayor parte de los modelos de producción de la marca, como la serie 140 de 1966, la 160 de 1968, las 240 y 260 de 1974, y la serie 700 de 1982, incorporando en todas ellas las versiones familiares características del fabricante, o la versión ES del 1800 de 1971. El último modelo diseñado por Wilsgaard sería el 850 presentado en 1991, que continuaba aquella línea cuadrada comenzada en los años 60 con el 140 y que constituía una auténtica imagen de marca, a partir del cual el fabricante comenzaría a introducir una estética más suavizada, tras la jubilación de Wilsgaard en 1990.

Hace poco más de un año, Wilsgaard fallecía en su residencia en Gotemburgo. Volvo patrocina en su honor la Beca Wilsgaard para alumnos de la Escuela de Artes Aplicadas.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Jan Wilsgaard y el Volvo 240: imagen de marca