Grandland X, Opel apuesta al SUV

En el Salón de Frankfurt Opel mostró su tercer miembro de la familia X. Al Crossland y al Mokka se le suma a partir de este mismo mes el Grandland X, que como su propio nombre indica viene a competir en el difícil segmento de los recreacionales de cuatro metros y medio.

.

Les faltaba a los concesionarios de la marca alemana un SUV dentro del segmento de los coches compactos. Un segmento que va creciendo año a año y que en la actualidad acumula más de un 13% de incremento en los últimos siete años.

Con un precio de partida de 25.100 euros, este modelo mide 4,4 metros de longitud, 1,8 de anchura sin contar los retrovisores y tiene una altura de 1,6 metros. Su línea es atractiva, sobre todo en su parte frontal, gracias a una parrilla elevada que se une mediante dos elementos cromados con los faros LED de nuevo diseño. Su parte inferior viene rematada con un elemento cromado, mientras el resto de la carrocería está protegida por elementos negros, tanto en pasos de ruedas como en la parte inferior de las puertas. Su espacio entre ejes es de 2,6 metros, conseguidos gracias a cortos voladizos, y repercute claramente en un habitáculo amplio para el segmento al que se dirige. En la parte posterior nos encontramos con una trasera muy bien rematada, con escapes integrados y planos y un portón de grandes dimensiones que da cabida a un volumen de carga de 514 litros y es capaz de abrirse de forma opcional con un solo movimiento del pie por debajo del paragolpes.

Diferentes terrenos

Opel propone al conductor su sistema de tracción IntelliGrip que trabaja continuamente en busca del mejor agarre en cada situación. A pesar de ello, el conductor puede seleccionar de forma manual cinco modos de conducción diferentes. Además, el Grandland X ofrece alerta de colisión frontal, frenada de emergencia, alerta de somnolencia, asistente de aparcamiento y cámara de visión de 360 grados. También merece una especial mención el apartado luces, ya que Opel ofrece faros adaptativos con tecnología LED y que actúan de forma inteligente sobre la luz en curva, asistente de largas y mantenimiento automático de la iluminación.

Motores

La marca propone bajo el capó un motor de gasolina fabricado en aluminio. Se trata de un 1.2 litros turbo que ofrece 130 caballos y un consumo combinado de 5,1 litros. En ciclo diésel el motor ya cubica 1.6 litros y consigue 120 caballos, deteniendo la cifra de consumo en tan solo 4 litros y las emisiones muy por debajo de los 120 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. La marca anuncia motores más potentes en próximas fechas, además de una novedosa caja de cambios automática de 8 velocidades.

El sistema On Star que nos permite realizar una llamada de emergencia también se puede equipar, así como disponer de wifi dentro del coche. El Opel Grandland X se fabrica en la planta que PSA posee en Sochaux (Francia) y en donde comparte línea de montaje con uno de sus competidores directos, el Peugeot 3008, en claras sinergias de grupo.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Grandland X, Opel apuesta al SUV