El C3, más silencioso con gas licuado

Desde que Citroën puso en el mercado español el nuevo C3 se han vendido más de 6.000 unidades. Para mejorar esta cifras, la marca propone ahora una versión alimentada por GLP, permitiéndole obtener la etiqueta ecológica.


El GLP (gas licuado del petróleo) es el gran desconocido en España. Tan solo 55.000 coches circulan por nuestro país con este combustible alternativo, mucho más económico y limpio. Mientras, en otros países estas cifras se cuentan por millones de vehículos, mercados como el italiano, portugués, polaco o turco pueden presumir de tener más de cuatro millones de unidades circulando.

El problema de que este éxito no se repita en España, es culpa de una Administración que apenas muestra interés por este combustible alternativo. Un ejemplo es que tan solo hay operativas 555 estaciones de servicio de GLP en España

Es algo que extraña mucho, ya que su bajo nivel de contaminación le permite entrar en ciudades como Madrid cuando se producen esos días de restricciones de circulación, gracias a la etiqueta ecológica que le otorga la Dirección General de Tráfico a estos coches.

Citroën propone ahora su versión GLP sobre el motor gasolina de 1.2 PureTech que ofrece 82 caballos de potencia. Una modificación que la marca realiza en la propia fábrica y cuyo coste supone 1.500 euros más que la misma versión y acabado semejante en gasolina, situándose este modelo ecológico en los 15.000 euros. Una cifra que se amortiza en poco tiempo, según la marca, si tenemos en cuenta que su precio es un 40 ó 50 por ciento menor que la gasolina ( 0,63 euros/litro) y aunque en ciclo gasolina consume tan solo un 4,9 y en gas un 6,3 esta combinación logra ahorros de un 40 % en la factura del combustible. El C3 GLP arranca siempre con el motor de gasolina para después pasar, sin que se note, al modo gas, donde podría circular 500 kilómetros, para después dar paso a la gasolina y así ampliar su autonomía. El C3 lleva dos indicadores de combustible, mostrando la carga del que vamos utilizando y mediante un botón situado en la parte izquierda, muy cerca de la luces, podremos elegir con que combustible queremos circular. El depósito del gas está situado en el lugar de la rueda de repuesto, su capacidad es de 33 litros y llenarlo cuesta solo 20 euros. 

El GLP en el mercado español

El Grupo Fiat, con sus modelos 500, Panda o Punto, aporta muchos modelos con motorizaciones GLP al mercado español. Lo mismo ocurre con Dacia, que presenta esta alimentación de gas en modelos como el Sandero, Logan, Dokker, Lodgy y el todocamino Duster. A ellos se unen marcas como Ford, con el Fiesta y Focus; Opel, con el Adam, Corsa y Astra; Renault, con el Clio; Subaru, con el XV, y Alfa Romeo, con el Giulietta, entre otros. En total, cerca de 30 modelos que reciben a la salida de fábrica los cambios pertinentes para consumir GLP. Para aquellos clientes que quieran cambiar la alimentación de su coche a posteriori, los hándicaps son el precio, que rondarÍa los 2.000 euros; la falta de garantía del fabricante y, después, la dificultad de encontrar un buen taller especializado en este tipo de cambios. Teniendo siempre en cuenta, además, que en muchas ocasiones el depósito del gas deberíamos llevarlo en el propio maletero, menguando así su espacio. En la actualidad, en Galicia contamos con 29 gasolineras capaces de suministrar el GLP, que se compone de propano y butano comprimido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El C3, más silencioso con gas licuado