El BMW 507 de Elvis

El rey del rock lo compró de segunda mano en 1958 cuando tuvo que hacer el servicio militar en Alemania. Su color original era blanco pero lo pintó de rojo carmín, harto de que las chicas escribiesen en él frases y mensajes de amor con lápiz de labios.

.

Redacción / La Voz

Una rareza tan especial y cotizada como un BMW 507 no pasa desapercibida, pero si encima uno de sus propietarios fue Elvis Presley se convierte en una estrella que brilla por sí sola. Sin embargo, este ejemplar deambuló durante casi 50 años con un pasado desconocido.

En 1968, un ingeniero aeroespacial y coleccionista de coches, Jack Castor, lo compra en Arizona y lo traslada a su casa cerca de San Francisco sin conocer su historial. Lo utilizó 5 o 6 años hasta que lo aparcó en su garaje en espera de una restauración que nunca llegaría. Sin embargo, lo que sí hizo fue investigar su pasado y poco a poco fue descubriendo que no era un 507 cualquiera. Tras varios años de indagaciones y recopilación de información, logra confirmar en el 2014, con la ayuda de una prestigiosa revista de clásicos de la marca bávara y por supuesto con los archivos del grupo BMW Classic, que el chasis número 70079 correspondía al coche que compró Elvis a un concesionario de la ciudad de Fráncfort el 20 de diciembre de 1958.

Por supuesto, las ofertas de BMW no se hicieron esperar a pesar de que el estado era lamentable: su anterior dueño le había mutilado parte de su chasis para hacerle sitio a otro motor y caja de cambios, el interior había sido cambiado, al igual que el cuadro de instrumentos, y el óxido campaba a sus anchas debajo de una pintura muy cuarteada. Finalmente el coche regresaba en el 2014 a Alemania, donde le esperaba un largo proceso de restauración. Dos años de exquisita recuperación de un puzle de 5.000 piezas en las que cada elemento era restaurado minuciosamente o recreado en 3D desde los planos originales. Se construyó un motor nuevo a partir de piezas originales existentes, ya que el auténtico se desconoce su paradero. El nivel era tan alto que incluso para la pintura blanca original se siguieron los procesos y calidades realizados en los años 50, ya que hoy en día brillaría demasiado, a diferencia de cómo lo haría en aquella época. El año pasado renacía otra vez como el día en que salió por primera vez de fábrica. Hoy en día su valor es muy alto, teniendo en cuenta que un 507 normalito puede superar el millón de dólares.

En 1997, una famosa casa de subastas vende un BMW 507 por 350.000 dólares diciendo que era el de Elvis, pero nada más lejos de la realidad, el chasis con número 70145 no correspondía al de Elvis, ya que salió de fábrica en color gris piedra en octubre de 1958.

Coche de pruebas

El 507 de Elvis salió de fábrica el 13 de septiembre de 1957 y fue asignado a un famoso piloto de los años 30. Era el encargado de la marca de enseñar a potenciales clientes las maravillas de este deportivo. Incluso fue inscrito en varias pruebas de velocidad, además de servir como test para la prensa. También fue utilizado en 1958 por la Bavaria Film Studios para una comedia musical llamada Hula-Hopp Conny, película donde aparece con su primera matrícula M-JX 800. Fue reparado en varias ocasiones y se le cambió la caja de cambios antes de vendérselo a Elvis, ya que la estrella del rock no quería esperar por uno nuevo y ese era el único disponible.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El BMW 507 de Elvis