Ya se puede ser refinado y deportivo

La renovación del Clase E de Mercedes, el auténtico corazón de la gama alemana, prosigue. Tras la llegada de la berlina y el familiar, con el All Terrain incluido, ahora le toca el turno al coupé, la silueta más deportiva de la familia, con una altura rebajada de suspensiones, dos motores de gasolina de 245 y 333 caballos o un diésel de 194, que es el que precisamente marca el precio de acceso a esta silueta en 53.700 euros.


El E Coupé es lo suficientemente expresivo como para distinguirse de sus hermanos de gama más convencionales. Especialmente si lo vemos por su parte trasera, donde unos anchos pero estilizados pilotos led divididos dan la bienvenida cuando accionamos el desbloqueo del vehículo iluminándose de forma secuencial desde el centro hacia afuera.

Si seguimos la silueta musculosa del E Coupé hacia delante descubrimos otra seña de identidad en su pilar central, que no existe, con lo que las dos ventanillas laterales ofrecen una vista diáfana a sus pasajeros. El capó bajo y estilizado con poderosas tomas de aire frontal y la estrella encastrada en el centro de la parrilla dan aspecto de robustez y dinamismo al coche. Y es que este E Coupé ha crecido 12 centímetros respecto al anterior, hasta llegar hasta los 4,82 metros de largo, mientras que de ancho gana siete centímetros.

Su habitabilidad interior lo convierte en un Gran Turismo, más que en un cupé rabioso.

Si elegimos el puesto de conducción windscreen opcional tendremos ante nuestros ojos dos pantallas de 12,3 pulgadas cada una unidas, lo que da un aspecto apoteósico al puesto de conducción, con relojes virtuales configurables en diferentes estilos.

Otro toque de clase son los cuatro difusores inspirados en el diseño de laaviación colocados en el centro de la consola.

Hablando de mecánicas, la gama de gasolina empieza con el E 300, un cuatro cilindros de 2.0 litros y 245 caballos equipado, ya de serie como toda la gama, con el cambio 9G-Tronic, automático con nueve velocidades. Por arriba la gama de gasolina culmina con el E 400 4Matic, un V6 de 3.0 litros y 333 caballos, que le va como anillo al dedo a un coche tan deportivo. Para los amantes del diésel la posibilidad es el E 220d, un cuatro cilindros de 2.0 litros y 194 caballos. Y la gama seguirá desarrollándose a lo largo de los próximos meses.

Aunque toda la tecnología que acumula en general la Clase E de Mercedes es muy completa, merece la pena destacar el Drive Pilot, con el que la marca da un paso hacia la conducción autónoma. Así, con el piloto automático el E Coupé mantiene la distancia sobre el coche que nos precede, ya sea en los incómodos atascos o en las carreteras de alta velocidad. A esto se añade también el aparcamiento automático a distancia que se puede manejar desde el exterior del vehículo, ideal para plazas angostas, ya que podemos salir antes del coche, que hará la maniobra por si solo.

Hay que recordar que la tradición de grandes berlinas cupé en Mercedes se remonta a 1968 con el CLK.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Ya se puede ser refinado y deportivo