Un modelo todo uso y eficiente

El Cayenne supone el mayor éxito de ventas de porsche en los últimos años. Creado en principio como todocamino, su eficacia sobre el asfalto dejó muy pronto de lado sus aptitudes todoterreno, donde sigue brillando tal y como comprobamos en una prueba en la que se combinaba el hielo, la tierra y el asfalto para demostrar que el cayenne es un coche total.


Muchos puristas de la marca se rasgaron las vestiduras cuando en el 2002 Porsche presentó su nuevo modelo, un todocamino, con cuatro puertas y motorizaciones diésel, algo que parecía impensable hasta entonces. Pero lo mejor es que en solo doce años el Cayenne se ha convertido en el modelo de más ventas de la marca, con más de 720.000 coches fabricados.

Las facultades dinámicas del Cayenne sobre el asfalto, su deportividad y en los últimos tiempos su eficiencia a nivel de motores lo han convertido, pese a su apariencia SUV, en un auténtico Gran Turismo viajero, cambiando el concepto que algunos porschistas tenían hasta entonces de la marca. El Cayenne es el coche que han tratado de imitar el resto de los fabricantes que quieren tener un SUV Premium.

Michelin Latitude Alpin

Pero al margen de sus evidentes cualidades sobre asfalto, el Cayenne acredita un comportamiento modélico como todoterreno, sobre todo si va asociado a unos neumáticos Michelín Latitude Alpin, gomas de invierno que con sus laminillas consiguen que el comportamiento de este modelo sea inmejorable en terrenos como el barro o la nieve.

Tuvimos ocasión de comprobarlo en Basella, la población catalana cercana a Pirineos, donde hay una instalación exclusiva para pruebas todoterreno. Allí pudimos realizar descensos extremos donde se acreditó el buen comportamiento de los sistemas electrónicos de ayuda, además de un circuito que ponía a prueba la capacidad del Porsche Cayenne para el vadeo de ríos, o alcanzar los máximos grados de inclinación lateral sobre peraltes o de tracción en rampas.

La segunda parte de la prueba, que confirmó las excelentes condiciones del Cayenne sobre terreno resbaladizo, fue en la pista de hielo de Pas de la Casa, en Andorra, donde se celebran las G-Series. Allí, en condiciones extremas, el Cayenne, asociado a los neumáticos Michelín, volvió a mostrar su seguridad y fiabilidad, con tracción continua y bien ayudado por su electrónica, que coloca el coche sobre la trayectoria elegida en cualquier circunstancia. Los usuarios de este vehículo pueden estar tranquilos respecto a sus posibilidades en condiciones off road, donde es un referente en tecnología y comportamiento, al margen de su proverbial eficacia en asfalto.

Cayenne S E-Hybrid

Porsche fue la primera marca que ganó en las 24 Horas de Le Mans con un coche híbrido y tiene una versión del Cayenne que hereda esa tecnología. El S E-Hybrid lleva un motor de gasolina V6 de tres litros que unido a su motor eléctrico rinden 416 caballos conjuntamente (333+95 por separado). Con una velocidad máxima de 243 km/h. y una aceleración de deportivo, con 5,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, solo consume 3,4 litros de gasolina a los 100 kilómetros y emite 79 gramos por kilómetro. Las carreras son su mejor banco de pruebas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un modelo todo uso y eficiente