El coche al que ningún F1 adelanta

Mercedes no solo manda en las carreras del gran circo (con permiso de Vettel y su Ferrari), las flechas plateadas del «safety car» y el coche médico también son protagonistas cuando la competición se detiene por algún incidente.


Redacción / La Voz

Lleva pilotando en la Formula 1 desde el año 2000 y solo se ha perdido un gran premio a causa de un accidente, conduce una flecha plateada y cuando él está en pista nadie osa adelantarle. El alemán Bernd Mayländer, antiguo participante en carreras de resistencia, está al volante del safety car o coche de seguridad en la categoría reina del automovilismo. Desde hace tres años lo hace a bordo de un Mercedes GT S AMG de 510 caballos de potencia, que reemplazó al SLS alas de gaviota que se utilizó las cinco temporadas anteriores.

La marca alemana proporciona los safety car de la Formula 1 desde 1996. El actual vehículo acelera de 0 a 100 en 3,8 segundos y la versión de calle tiene un precio de 170.000 euros. Para cumplir su exigente función, el coche del gran circo está equipado con sistemas de radio, varios iPad integrados en el salpicadero y puntos de conexión WLAN (red local inalámbrica) que aseguran que en todo momento está en contacto con la dirección de carrera. También dispone de dos cámaras, sistemas GPS y luces de emergencia en el techo de la carrocería y los pilotos traseros.

El trabajo de Mayländer no es fácil. Suele llegar al circuito el miércoles (o el jueves, si está en Europa) y debe asegurarse de conocer el trazado, los horarios y de que todo funciona correctamente. El día de la carrera, él y su copiloto se ponen los cascos, se ajustan el cinturón de seguridad de seis puntos y permanecen en el GT S hasta que escuchan la orden «¡Safety car GO!». Es su momento. Aunque parece que va despacio, el coche de seguridad circula a unos 280 kilómetros por hora, a pesar de lo cual un Formula 1 le sacaría entre 35 y45 segundos por vuelta. Tiene que rodar rápido para evitar que los monoplazas enfríen sus neumáticos o sobrecalienten sus motores. Pero, curiosamente, hay alguien que lo tiene más complicado que Mayländer. Es el sudafricano Alan van der Merwe, encargado del Medical Car de la F1. No solo tiene que ir a toda velocidad al lugar de un accidente grave, sino estar preparado para sortear pilotos y comisarios invadiendo la pista. Su coche es un Mercedes C63 AMG y tiene 550 caballos: es la ambulancia más rápida del mundo.

BMW presentó el año pasado un nuevo safety car para Moto GP, la categoría reina del Campeonato del Mundo de Motociclismo. Se trata de un M2 especialmente preparado que hace que muchos aficionados suspiren más por este enlatado que por la Honda de Marc Márquez. El color base Blanco Alpine se combina con el rojo y los azules claro y oscuro de BMW Motorsport, además de detalles dorados, como las llantas, el nombre impreso en las puertas y el capó delantero y la jaula antivuelco del interior.

Lleva el motor de serie del M2, un seis cilindros que rinde 370 caballos y acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos. Este BMW incluye unas luces led para el techo diseñadas para que sean extraplanas e interrumpan lo menos posible el flujo de aire. Cuenta con frenos de carbono cerámicos, que ofrecen un plus contra la fatiga en circuito además de reducir el peso. Y los escapes M Performance, sin silenciador ni convertidor catalítico, emiten más ruido que las propias motos durante la carrera.

En los grandes premios BMW también tiene listos para intervenir, cuando es necesario, un M4 Coupé y un M3 berlina como coches de seguridad; un X5 M y un M550d como coches médicos, que se suman a un M5 para el responsable de seguridad. Además hay dos BMW S 1000 RR como safety bikes.

Un M2 en Moto GP

BMW presentó el año pasado un nuevo safety car para Moto GP, la categoría reina del Campeonato del Mundo de Motociclismo. Se trata de un M2 especialmente preparado que hace que muchos aficionados suspiren más por este enlatado que por la Honda de Marc Márquez. El color base Blanco Alpine se combina con el rojo y los azules claro y oscuro de BMW Motorsport, además de detalles dorados, como las llantas, el nombre impreso en las puertas y el capó delantero y la jaula antivuelco del interior.

Lleva el motor de serie del M2, un seis cilindros que rinde 370 caballos y acelera de 0 a 100 en 4,3 segundos. Este BMW incluye unas luces led para el techo diseñadas para que sean extraplanas e interrumpan lo menos posible el flujo de aire. Cuenta con frenos de carbono cerámicos, que ofrecen un plus contra la fatiga en circuito además de reducir el peso. Y los escapes M Performance, sin silenciador ni convertidor catalítico, emiten más ruido que las propias motos durante la carrera.

En los grandes premios BMW también tiene listos para intervenir, cuando es necesario, un M4 Coupé y un M3 berlina como coches de seguridad; un X5 M y un M550d como coches médicos, que se suman a un M5 para el responsable de seguridad. Además hay dos BMW S 1000 RR como safety bikes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El coche al que ningún F1 adelanta