El roadster que se convierte en targa

Un roadster es un biplaza con techo de lona, mientras que el targa es un semi descapotable a base de quitar un elemento de su techo duro. Esas son las dos personalidades que Mazda ofrece en su mítico modelo biplaza MX-5.


El Mazda MX-5 cuenta ahora con una versión con techo duro dividido en tres secciones que cuando está cerrado semeja un cupé, pero en posición descubierta manifiesta un claro aspecto targa. La maniobra para pasar de un estado a otro solo tarda 13 segundos, tras pulsar un mando en el salpicadero, y se puede hacer a velocidad lenta (10 km/h). Una vez descubierto, lo mejor es que el maletero conserva sus 127 litros de capacidad y a cambio solo se sacrifican 45 kilos de peso, que es la diferencia respecto a la capota de lona. Tras ocultar la capota, los pilares traseros del coche vuelven a su posición y eso es lo que le da el aspecto targa al que nos referíamos.

Aprovechando esta versión RF, Mazda ha creado un color gris específico, así como una opción de techo en color negro piano. Otra particularidad es la pantalla de 4,6 pulgadas en el cuadro de instrumentos, que muestra en forma gráfica el estado del techo, además de otras funciones.

Pero quizá la gran novedad del RF sea la caja de cambios automática que, por primera vez en Europa, se puede adaptar ahora al motor Skyactiv-G de 2 litros con acabado Luxury de 160 caballos. El otro motor es el 1.5 Skyactiv-G de 131 caballos. Ambos son atmosféricos, sin turbo.

El precio con el que se comercializa este MX-5 RF es de 27.500 euros para la versión 1.5 de 131 caballos, unos 2.500 euros más que la versión roadster original con capota de lona. En la marca se estima que el 70 % por ciento de los MX-5 que vendan serán de esta versión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

El roadster que se convierte en targa