El León gana seguridad

El Seat León puede acabar este año como el turismo más vendido en España, tras comercializarse 32.187 unidades hasta el 30 de noviembre. Por eso, cuando va a cumplir tres años en el mercado, recibe una renovación que afecta sobre todo a tecnología, conectividad y equipamientos, aunque también aparece un nuevo nivel de acabado y un motor 1.6 TDI de 115 caballos de potencia.


El Seat León no ha parado de crecer en ventas desde su lanzamiento y casi seguro que sustituirá al Citroën C4 como coche más vendido este año en España. El modelo sigue siendo uno de los más atractivos en el segmento de los compactos, con carrocerías de mucho éxito como la familiar, por eso esta renovación afecta menos a la estética que a otros apartados.

Hay que fijarse mucho para reconocer que este León, que se pondrá a la venta en enero, tiene nuevos paragolpes y rejillas de ventilación de mayor tamaño. También que los pilotos traseros son de diferente formato con tecnología led, además de nuevos diseños de llantas y colores de carrocería. Por cierto que la tecnología led en luces se extiende también a faros, antinieblas e intermitentes. El nuevo acabado Xcellence, que es otra de las novedades del León, aporta un marco cromado para las ventanillas.

En el interior los cambios afectan a la nueva consola central, tapicerías e iluminación, también encargada a los led. La nueva pantalla del sistema, de ocho pulgadas, elimina muchos botones del salpicadero y ahora funciona mediante un mando giratorio. Es novedad también la carga inalámbrica de móviles, el freno de estacionamiento eléctrico, un amplificador para la señal de GPS y la mejora del sistema de reconocimiento de señales de tráfico.

Uno de los cambios importantes en la gama del León 2017 es la incorporación del motor 1.6 TDi de 115 caballos, que será muy demandado al colocarse entre el de 90 y el de 150. Es un motor que anuncia consumos de alrededor de cuatro litros a los cien kilómetros y que además se puede escoger con caja de cambios manual de cinco velocidades o con una automática de doble embrague DSG de siete velocidades. Así, la gama de potencias diésel queda escalonada en 90, 115, 150 y 184 caballos, mientras en gasolina afloran los motores TSI, cada vez más demandados en este modelo, con potencias de 110, 125, 150 y 180 caballos. Eso hasta que aparezcan las versiones Cupra más potentes.

Como ya sabemos, la gama del León mezclará estos motores con sus tres carrocerías de cinco puertas, la primera llamada SC y la familiar ST. Esta última es la que también dispone de más niveles de acabado, hasta cinco, ya que cuenta con el más básico Reference, el mediano Style, el X-Perience y los más altos FR, de corte deportivo, junto al nuevo Xcellence, al mismo precio que el anterior pero con enfoque de confort y elegancia.

Gama y precios

Los precios con los que se comercializará este León a partir del mes de enero parten de los 19.080 euros para una versión de carrocería cinco puertas, motor 1.2 TSI de 110 caballos y acabado Reference. Su correspondiente versión diésel, con el motor 1.6 TDi de 90 caballos, cuesta sobre mil quinientos euros más, concretamente 20.660. Aunque las versiones más demandadas se centran en la gama media de acabados Style y FR con motores de 150 caballos, tanto gasolina como diésel.

El Seat León que llega en el 2017 no pierde un ápice de su proverbial dinamismo, del que es ejemplar entre los compactos, pero además aporta ahora una carga tecnológica mayor, que no estaba disponible hace tres años cuando fue lanzado. De esas novedades, obligadas por la llegada de nuevos rivales como el Renault Mégane, hablamos a continuación y van a llevar al León a poner el listón más alto en la categoría.

Radares y cámaras, protagonistas

Después de que el nuevo SUV de la marca, el Ateca, hiciese un gran despliegue de tecnología de seguridad, era fácil prever que estos sistemas llegasen también al León. La incorporación de cámaras y radares frontales permite disfrutar en el León de control de crucero adaptativo con frenada autónoma, muy cómodo en los atascos por ejemplo, ya que el coche mide distancias y se detiene por sí solo. Además también se suma el asistente de salida involuntaria de carril, que corrige la dirección del coche cuando detecta algún despiste del conductor. Todo este conjunto supone un primer paso en la conducción autónoma del coche, e incluye que en ciudad esas mismas cámaras reconozcan personas que se puedan cruzar delante, accionando los frenos. Se evitan así la mayoría de atropellos en zonas urbanas.

Otra función de las cámaras delanteras es que reconocen las señales de tráfico, sobre todo las de la limitación de velocidad y las muestran en el salpicadero, con lo cual podemos recordar en cada momento si estamos dentro del límite o lo superamos, cosa de la que también avisa el sistema del automóvil.

Otro de los sistemas de que gozará al nuevo León es el de asistencia de emergencia, en la que detecta si el conductor se desactiva (mareos, desvanecimientos, infartos...), enviándole avisos por si se duerme y, en caso de no reaccionar, deteniendo el coche por sí solo. Estos paquetes de asistencia frontal tienen un precio sobre setecientos euros en las versiones más altas, que son las que los pueden equipar.

Los automatismos también llegan a las luces, haciendo que de noche nos podamos olvidar de ir cambiando de cortas a largas según el tráfico. El coche ya lee solo las situaciones y cambia las luces adecuándose a cada situación.

Con todos estos adelantos, el León se convierte en un coche mucho más seguro. En el aspecto de la conectividad también se ha avanzado mucho y cada vez es más compatible con cualquier smartphone. Además, la posibilidad de dar las órdenes por voz e incluso recibir por audio los mensajes que nos llegan facilita que no despeguemos la vista de la carretera a la hora de utilizar el teléfono móvil.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El León gana seguridad