Y el título para el mejor compacto es...

Tras muchos años en el mercado, el Renault Mégane ha sufrido una profunda renovación y sobre todo en su versión más alta, el GT, con motor gasolina de 205 caballos, se convierte en un claro aspirante al trono del compacto deportivo más deseado


El nuevo Mégane, en esta su cuarta generación, cambia radicalmente la estampa que tenía hasta su anterior generación y ahora parece un coche muy aplomado, pegado al asfalto.

Pero es en esta versión GT donde muestra sus mejores virtudes dinámicas al incorporar el sistema 4Control, en el que las ruedas traseras son directrices y manifiestan mucha agilidad para encarar las curvas. Otra particularidad de esta versión es que está dotada de la caja automática de doble embrague con siete velocidades, denominada EDC, que es un prodigio de suavidad y prestaciones. Renault no ha escatimado en nada para que la versión deportiva de su nuevo compacto esté al nivel de lo mejor del mercado y así posibilita que con el sistema Multisense se puedan manejar las variantes del motor, la dirección, la caja de cambios, o el sistema de luces ambientales. Como muestra de su talante deportivo, Renault ha incorporado también un sistema mediante el cual su cambio automático puede bajar varias marchas a la vez en las reducciones cuando mantenemos la leva de reducción pulsada al tiempo que apretamos el freno. A la inversa, también goza de un sistema de launch control, que permite aprovechar al máximo las salidas desde parado.

Será fácil identificar un Mégane GT del resto de la gama, primeramente por su color azul rayo, por sus dos salidas de escape, por la iluminación de faros LED de su frontal en el que también lucen unas entradas de aire más voluminosas en la parte inferior, y unas llantas específicas de 18 pulgadas.

En el interior también se han añadido elementos específicos para diferenciarlo del resto de la gama. Lleva la versión ampliada del sistema R-Link 2 de comunicación, con una pantalla tamaño tablet de 8,7 pulgadas y además cuenta con unos asientos deportivos muy envolventes, climatizador bizona y cámara de marcha atrás.

El Mégane GT consigue 205 caballos de potencia partiendo de un motor 1.6 de cuatro cilindros, muy apretado, pese a lo cual en su conducción no hay baches de entrega de potencia a ningún régimen. Por arriba se estira bien hasta alcanzar cifras dignas como 7,1 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 230 km/h.

Dinámicamente no presenta problemas y en conducción sport sus suspensiones muy duras y el eficaz 4Control no hacen perceptible el comportamiento subvirador de otros modelos compactos.

A nivel de comodidad sigue siendo un coche apto para todos los públicos, gracias a su carrocería de cuatro puertas y a un volumen de maletero suficiente con 384 litros de capacidad, ampliables abatiendo asientos. Su precio de cerca de 27.000 euros se justifica por el alto equipamiento que trae el coche.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Y el título para el mejor compacto es...