El último capricho de Cristiano Ronaldo

Todas las marcas querían tener un deportivo en el Salón de Detroit, ávidas ante un mercado americano muy receptivo para estos modelos


Aunque las marcas europeas, con BMW y Porsche a la cabeza, tenían el M2 y las versiones Turbo del nuevo 911, respectivamente, el deportivo que llamó más la atención en Detroit fue un preciosista Lexus LC 500. Se trata de un cupé de 2+2 plazas, basado en el diseño del LF-LC, pero más agresivo todavía, muy aligerado y con 4,76 metros de largo y un potente propulsor V8 de 5 litros de cubicaje, que emite un inconfundible sonido por sus escapes. Lexus, que ya ha hibridado toda su gama básica y quiere ahora tomar un rumbo más deportivo con modelos como este.

Otra de las marcas de lujo japonesas, Infiniti, que pertenece al grupo Nissan, ha revelado ya su futuro modelo Q60 coupé, un coche con una estética muy agresiva, bajo y aerodinámico, dotado de potentes motores que pueden llegar hasta los 400 caballos. Las versiones convencionales serán de tracción trasera.

Y entre las marcas europeas, BMW dio el campanazo con el M2, un coche que desde que se filtraron las primeras imágenes caló hondo entre los amantes de los deportivos. Su musculada estética y los 370 caballos de potencia unidos a la caja de cambios de siete marchas y doble embrague, que puede montar opcionalmente, lo convierten en un coche deseable, con un precio que supera los 60.000 euros.

Mientras tanto Porsche tampoco desaprovechaba la oportunidad de presentar los nuevos 911 en sus versiones Turbo y Turbo S con 540 y 580 caballos respectivamente. Es el nuevo coche de Cristiano Ronaldo. Llega al mercado español con precios por encima de los  200.000 euros.

Entre los locales, el Ford GT con motor central fue lo más destacable.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

El último capricho de Cristiano Ronaldo