Opel Mokka, un todocamino ágil en la ciudad

LLegará en noviembre a los concesionarios, con tracción a dos o cuatro ruedas, motores diésel y gasolina y destaca por un atrevido diseño


Opel está inyectando frescura en su gama a grandes dosis. Y esta semana vamos a hablar del que será su coche más divertido y de diseño más audaz (con permiso del Adam que llegará en breve). Se trata del Mokka, un todocamino, o SUV, si prefieren emplear un anglicismo, para definir a este coche que completa la gama del Antara en coches altos, con tracción 4X4 y capaces de hacerse alguna excursión por caminos. El Mokka es más pequeño que el Antara, mide 4,27 metros de largo, a medio camino por tanto entre un Corsa y un Astra y antes de que llegue al mercado ya ha recibido más de 40.000 pedidos en Europa. Y es que Opel ha dado un paso adelante en diseño, creando un coche inconformista, juvenil y agresivo a la vez. El Mokka está en el segmento que más futuro tiene en nuestro continente si nos atenemos a las ventas que han crecido un 7% en mercados que se encogen. Los SUV del segmento B son coches pensados para la ciudad y lo más todoterreno que harán el 99% de su vida será subirse a un bordillo. Por eso este Mokka será elegido sobre todo en sus versiones de dos ruedas motrices (el 85% de sus ventas en España) frente a las de cuatro, que aumentan el consumo. Las motorizaciones elegidas por el fabricante alemán serán tres en principio. Una de ellas es el motor gasolina 1.6 de 115 caballos, que será residual ya que solo dispone de una versión muy básica. La otra será el 1.4 Turbo de gasolina de 140 caballos y por fin habrá una tercera diésel de 1.7 litros y 130 caballos. En el caso de la 1.4 Turbo, la agilidad que hemos percibido en su toma de contacto y sobre todo su suavidad es lo más notable. En la versión diésel destaca su bajo nivel de ruido y su potente pegada en bajos, amén de un moderado consumo de alrededor de 4,5 lts./100 kms. El Mokka es un diseño fresco, en el que se aprecian las formas felinas de un coche que entra por los ojos. Si pensamos que se va a medir contra rivales como el Skoda Yeti, el Nissan Yuke o el Mitsubishi ASX, juega con una imagen más dinámica, labrada a base de perfiles, llantas de 16 pulgadas y pasos de rueda musculosos. En su interior podrán viajar cinco pasajeros y además el maletero puede jugar entre 382 y 1.372 litros, según abatamos los asientos traseros, que son partidos. Sus 19 huecos dan para guardar todo lo que necesitamos para la vida diaria a bordo. Otra de las bazas que jugarán a favor del Mokka es su extenso equipamiento, donde a pesar de su pequeño tamaño están incluidas las luces AFL adaptativas, el sistema porta bicicletas traseros Flex Fix, el sistema de arranque en rampas y también el control de descensos y por fin la segunda generación del control de cámaras Opel Eye que reconoce ya las señales de velocidad y previene las colisiones por alcance con señales al conductor. El nuevo Mokka aparecerá a primeros de noviembre en los concesionarios y el precio básico será para la versión 1.6 de 115 caballos con tracción a las ruedas delanteras y acabado Expresión (básico), cuyo precio será de 18.120 euros, pero al que hay que restar un 13% de campaña de promoción y además se le pueden descontar 2.000 euros el Plan PIVE. En acabados intermedios Selective, los precios del 1.7 diésel de 130 caballos y tracción delantera será de 21.915 euros, a los que se podrán descontar las mismas cifras que en el caso anterior.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Opel Mokka, un todocamino ágil en la ciudad