Con el gimnasio en la maleta

Ya no hay disculpa. Una pequeña bolsa con un par de gadgets, un banco, la playa, cuatro escaleras, un paseo marítimo, una senda... Entrenar durante las vacaciones es casi siempre mucho más una cuestión de actitud que de oportunidad, por lo que en cualquier lugar y cualquier momento puede aparecer la ocasión para quemar calorías

Con el gimnasio en la maleta Manuel Blanco y el entrenador José Manuel Luna te muestran con detalle cómo con unos sencillos gadgets y las posibilidades que ofrece la playa, ya no tienes excusa para no mantenerte en forma por muy lejos que te quede el gimnasio en vacaciones.

Sostiene Jim Ryun, el ex-atleta y político estadounidense, que «la motivación es lo que te pone en marcha, y el hábito es lo que hace que sigas». Motivación y hábito son, pues, dos de los pilares con los que edificar una vida sana, pilares que en estas fechas corren el riesgo de zozobrar por las tentaciones del momento. Vacaciones, fiestas, reuniones familiares... La mente, puñetera siempre, encontrará estos días mil y una excusas para darle esquinazo al entrenamiento. Que si una caña con los amigos, que si una comida familiar, que si la falta de un gimnasio... Disculpas de mal pagador. Si las ganas acompañan, existen mil y una alternativas para improvisar rutinas con las que quemar calorías y hacer menos sufrida la vuelta a la normalidad tras el retiro estival.

.

 José Manuel Luna, el codirector del centro de entrenamiento Sens Bo de Santa Cristina, en Oleiros, es concluyente al respecto: «La clave de todo son las ganas, eso es fundamental». Luna está familiarizado con el fenómeno. Cada verano, tutoriza a sus clientes para que mantengan los hábitos saludables que cultivan durante todo el año: «Se van de vacaciones y no hace falta que les mande ningún programa porque ya tienen claro lo que deben hacer; ellos poseen algo de material (unas gomas, un TRX...) y con eso y su actitud ya les vale para mantenerse en forma».

El preparador físico diseña un pequeño programa de entrenamiento en la playa de Santa Cristina para demostrar que cualquier lugar se adapta si la disposición acompaña. Primero, muestra una pequeña bolsa con unas gomas, un TRX y una comba que entraría en cualquier maleta: es su particular gimnasio de viaje, una alternativa muy asequible en materia de precios. La rutina se reparte entre varios ejercicios de fuerza y otros de cardio, ideales para mantener el peso y la tonificación de todos los grupos musculares: pecho y bíceps con TRX, hombro con gomas, isquios sobre una toalla, sentadilla, skipping, spiderman sobre la arena, tríceps apoyándose en un escalón, abdominales...

.

Luna utiliza el mobiliario urbano y la playa para llevar a cabo una entretenida sesión en la que no estaría de más contar con la ayuda de una aplicación de entrenamiento con la que cronometrar cada etapa. Seconds o Tiempo ejercicio son dos de las más conocidas, pero en absoluto las únicas. Su programa arranca con diez ejercicios de fuerza distribuidos en dos tandas de cinco repartidos a su vez en dos vueltas. Cada ejercicio se realizará durante 25 segundos a la máxima intensidad, al cabo de los cuales se trabajará diez segundos en isométrico, esto es, con toda la musculatura contraída para ganar funcionalidad. Justo después, otros diez segundos para descansar ligeramente y cambiar al siguiente estadio. Al acabar estas dos vueltas, llegará la más dura: una tercera con los diez ejercicios del tirón.

Al cabo de esas tres series llegará la parte aeróbica, tres vueltas con tres ejercicios aeróbicos (comba, subida a un escalón alternando la pierna, desplazamiento sobre la arena...) en cada una de ellas. ¿La duración? De nuevo 25 segundos por ejercicio a la mayor capacidad posible.

En total, la rutina dura poco más de veinte minutos, por lo que Luna propone incluso concluir la cita con un Tábata (otra clase de entrenamiento en alta intensidad) que incluya varios de los ejercicios realizados. La duración será distinta: 20 segundos de trabajo buscando las mayores repeticiones posibles y 10 de descanso. Otro festival, vamos.

Votación
4 votos
Comentarios

Con el gimnasio en la maleta