La sangría del Atlántico

En Martín Códax quieren demostrar que esta bebida no es exclusiva del Mediterráneo y que con las uvas albariño, loureira y caíño blanco se puede elaborar un producto muy fresco, perfecto para combatir el calor, pero sin perder de vista en ningún momento la calidad

.

La nueva apuesta de Martín Códax viene en el interior de una espectacular botella con diseños florales, con tapón de chapa y es preferible consumirla en una copa de balón con mucho hielo. Eso sí, su base, como no podía ser de otra manera, es el albariño. La bodega de Rías Baixas se ha propuesto demostrar que la sangría también es un producto atlántico y por eso se ha lanzado a la conquista de los mercados con una bebida premium, elaborada con uvas de variedades como albariño, loureira y caíño blanco. El resultado es una «bebida sorprendente, con toques cítricos y afrutados», explica la directora de márketing, María Garrido. Un producto que gusta tanto «a los consumidores jóvenes, como a los más tradicionales que buscan una opción más divertida y desenfadada», añade.

«Estamos atentos a los mercados y vimos que hay momentos de consumo que no se van a cubrir con vino y que, en cambio, una sangría premium podría ser un gran producto, con un potencial brutal», explica Garrido. Ese fue el origen de esta nueva apuesta, bautizada como Alma Atlántica. Está marcada por el «frescor y los cítricos tan característicos del albariño y que tanto gustan al consumidor, pero que solo se los ofrecíamos en forma de vino», argumenta. En la base de este producto están la loureira, albariño y caíño blanco, tres variedades que aportan mineralidad y aromas florales. «Es un producto muy fresco y natural, con esencias cítricas. Muy divertido e ideal para el verano», sostiene Garrido. Todas esas características han tratado de reflejarse en la botella. «Había que romper un poco y demostrar que lo que hay dentro está en sintonía con lo de fuera. Cuando ves la botella te da idea de un producto fresco, divertido y hecho para sorprender», afirma. Eso es lo que se encuentra el consumidor. Lleva un tapón de chapa y otro mecánico, «para poder conservarla y no tener que degustarla toda. Pero está demostrado que cuando la botella se abre es difícil que dure», sostiene. Para consumirla hay un sinfín de maneras. Imprescindible una copa con mucho hielo, a la que se puede añadir ralladura de naranja, lima o limón, hojas de hierbabuena y hasta granos de pimienta rosa.

La sangría Alma Atlántica apenas lleva dos semanas en el mercado y su éxito está siendo arrollador. «Está demostrando ser una gran alternativa para consumir en verano», asegura Garrido. En ello tiene mucho que ver que, por ahora, tiene muchos elementos que la hacen única. El primero, la calidad. «Es un producto premium, elaborado con variedades de uva autóctonas», afirma. «La sangría es una bebida Mediterránea. Esta es diferente. Es la primera que se elabora basada en vinos y variedades gallegas. Es atlántica», insiste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La sangría del Atlántico