La conserva, en el escaparate internacional

Pescados y mariscos cuidadosamente seleccionados y procedentes de capturas sostenibles son procesados y envasados por manos expertas para proporcionar a los consumidores una amplia gama de productos que las empresas del sector promocionarán en dos citas de referencia: la feria Alimentaria de Barcelona y el Salón de Gourmets que se realizará en Madrid.


El mercado es cambiante y hay que saber conquistarlo. Primero, ofreciendo un producto de alta calidad y, segundo, promocionándolo en los escaparates adecuados. Ambos elementos se conjugan en la industria conservera de pescados y mariscos, que en Galicia concentra el 59 % de la facturación a nivel estatal, convirtiéndose en la mayor proveedora europea y situándose entre las principales del mundo. Si la selección de la materia prima es la clave, no menos importante es saber llegar a los distribuidores. Citas de importante trascendencia, como la feria internacional Alimentaria, que tendrá lugar en Barcelona entre el 16 y el 19 de abril; o de artículos delicatesen, como el Salón de Gourmets, que se desarrollará en Madrid del 7 al 10 de mayo, constituyen una lanzadera para que el sector exhiba lo mejor del corazón de cada lata.

Una de las compañías de Barbanza que acudirá a estas dos citas es Ramón Franco, con sede en A Pobra. Su producto estrella es el mejillón, que envasa procedente de sus propias bateas.

El molusco gigante es su buque insignia. Uno no puede dejar de sorprenderse cuando, al abrir una de esas latas de alta gama, comprueba que únicamente hay cuatro extraordinarias piezas. El responsable de la compañía Ramón González, explica que la suya es una dependencia «de la cosecha del mejillón» y expresa su propósito de popularizar este bivalvo entre quienes no son consumidores habituales. La globalización manifiesta, permite que sus artículos lleguen a países tan dispares como Japón o Hungría.

Sin renunciar al oro negro de las bateas, la firma también aprovecha otros recursos pesqueros para ofrecer, siguiendo la mejor tradición, ventresca, sardinillas o atún claro: «Nosotros estamos continuamente abriendo latas en los salones porque lo nuestro es el producto», afirma Ramón González.

Las rías gallegas, como la de Arousa o la de Muros-Noia, constituyen una gran fuente de riqueza de la que saben sacar su máximo partido empresas con largos años de experiencia y una reputación sobradamente consolidada en los mercados por su buen hacer. Es el caso de la marca Escurís, que forma parte de la Corporación Jealsa, uno de los grupos punteros a nivel nacional.

La firma se provee de los mariscos en los mejores lugares, buscando el berberecho en Noia, la navaja en Aguiño y la zamburiña en Rianxo o Cambados. Con este y otro suculento cargamento, como el atún pescado a caña, lo que pone de manifiesto la apuesta de la compañía por la sostenibilidad y la actividad tradicional, desembarcará Escurís en el Salón de Gourmets, que este año llega a su edición número 32.

La compañía aprovechará una cita tan exclusiva como la de la capital de España, en la que está presente desde sus orígenes, para presentar la nueva imagen de la marca Escurís. Un cambio de diseño con el que, a partir del salón, comenzarán a familiarizarse los consumidores.

No solo habrá una presentación, dado que lo que importa es el producto, la firma acudirá a Madrid con su cocinero Nono Martínez, quien mostrará que hay muchas formas de preparar una comida sana y nutritiva tomando como base el atún, la ventresca, el pulpo o cualquiera de los bivalvos envasados por la marca. Quienes lo prefieran podrán seguir consumiendo estas delicatesen simplemente abriendo una lata, pero también habrá posibilidad de explorar mundos nuevos que se sitúan al nivel de la alta gastronomía.

En el «showcooking» de Escurís no solo se podrá ver, sino también saborear y comprobar la versatilidad de la materia prima envasada.

Tampoco faltará en el Salón de Gourmets otro de los gigantes, como Frinsa. También con una gama de conservas en las que el contenido es el fruto de una cuidada selección.

Juan Vieites, secretario general de Anfaco, la patronal del sector, asegura que los consumidores consideran los productos en conserva como una solución cómoda y rápida a la hora de preparar una comida. Explica que los mayores demandantes son jóvenes y parejas con hijos. El atún constituye el producto estrella para las compañías y para los compradores, hasta el extremo de que Juan Vieites afirma que está en el 95 % de los hogares.

Alimentaria es una cita de referencia a nivel internacional en la que tienen cabida grandes firmas, pero también otras de carácter familiar, como es el caso de Cortizo, una conservera de Rianxo que, fiel a sus orígenes, sabe adaptarse al dinamismo que imponen los nuevos tiempos. Afirma su director comercial, Gonzalo Durán, que la cita catalana es «una puesta de largo» a la que se acude para dar a conocer el producto y consolidar mercados.

Cortizo tiene diversas líneas, en las que los clientes pueden encontrar pulpo, calamares, agujas o chicharrillos, pero también otra de alta gama. El director comercial subraya el importante escaparate que supone Alimentaria y asegura que «desembarcaremos con nuestra amplia gama de artículos».

Ambas citas alimentarias contarán con la presencia de un importante número de conserveras que constituyen la piedra angular de la economía gallega. La compra de la materia prima en los lugares de extracción y su envasado en el momento óptimo es lo que confiere la calidad a los artículos, que buscarán en estas citas abrir nuevos horizontes.

La oferta es muy variada e incluye compañías con una amplia tradición en A Coruña y Pontevedra. Así, en la cita catalana estarán, entre otras, firmas como Daporta, Cerqueira, Conservas de Cambados, Cermar, Conservera Gallega o Antonio Alonso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La conserva, en el escaparate internacional