Relax, descanso y lujo en tierra de vinos

En el ribeiro alto, a tan solo 6 kilómetros de O Carballiño y pocos más de Leiro, el hotel Vilamoure ofrece relax, descanso, aventura y la posibilidad de disfrutar del mundo del vino. José Luís Fernández y su hermano Isaac quieren sacar del ostracismo a su tierra y, con este pequeño establecimiento en el rural, poner a su aldea en el mapa del turismo de naturaleza, que no tiene porque estar exento del lujo.

.

Nos planteamos muchas veces escapadas a lugares lejanos y decimos que buscamos paz y contacto con la más pura naturaleza. Y cuando encontramos la aldea de Vilamoure y su original hotel, nos damos cuenta de que en Galicia todo es posible, hasta un establecimiento que, en una pequeña aldea, nos ofrece todo lo que buscamos, e incluso más, en otros lugares. Luís Fernández, un empresario nacido en Vilamoure, quiso poner a su pueblo en el mapa del turismo de naturaleza y también de ese trato exclusivo que encontramos en pocos sitios. «La gente viene aquí a descansar -explica el propietario- a disfrutar de lo mucho que nos ofrece esta tierra, a olvidarse del mundo e, incluso, a aburrirse. Yo quise hacer algo por el lugar en el que nací, y aunque primero pensé en una casa para pasar temporadas, después pensé en este proyecto y construí un hotel con todas las comodidades, porque pasar unos días en el medio rural no tiene por qué estar reñido con el lujo ni con Internet, ni con la televisión... Aunque tengo que confesar que estuve tentado de suprimirlos, pero comprendo que la gente hoy quiere estar conectada. Yo quise hacer algo diferente».

Un alojamiento exclusivo

En Galicia hay muchas casas rurales, establecimientos espectaculares, hoteles originales y otros situados en rincones increíbles, pero un alojamiento de ocho habitaciones, con piscina climatizada, campo de golf de nueve hoyos a muy pocos kilómetros, aguas termales a tiro de piedra, pista de pádel y polideportiva es un lugar único. Ubicado, además, a escasos kilómetros de lugares tan emblemáticos como la Cidadela de San Cibrao de Lás, el monasterio de Oseira o las Caldas de Partovia, una zona que permite múltiples posibilidades de practicar senderismo, y convierte a Vilamoure en un hotel realmente exclusivo. «La tranquilidad de los que aquí se alojan es uno de nuestros principales objetivos -nos dice Luís Fernández- hasta el punto de que tenemos una cocinera y una carta con platos tradicionales, solamente para nuestros clientes. No tenemos el restaurante abierto al público, porque eso influiría en el silencio y alteraría la paz y tranquilidad de nuestro hotel».

Abierto todo el año

Otra particularidad es que Vilamoure está abierto todo el año «podemos cerrar unos días por mantenimiento,-añade el propietario- pero aquí nos encontrarán siempre. Y digo nos encontrarán, porque mi hermano Isaac se encarga permanentemente del establecimiento y yo, que ya estoy abandonando otros negocios, cada vez vengo más, porque me gusta el contacto con la gente, escuchar sus inquietudes y también sus sugerencias para mejorar. Es una bonita aventura que nos dio ya muchas satisfacciones este verano y que estoy seguro nos dará todo el año. Por ahora, con tan solo unos meses en funcionamiento, somos bastante desconocidos».

a tan solo dos kilómetros de la salida de Maside en la Autovía de Ourense a Santiago, facilita que sea el destino preferido para los amantes de la naturaleza, de las actividades al aire libre, de montar a caballo, hacer senderismo, visitar lugares cercanos con bicicletas eléctricas o, simplemente, disfrutar de la tranquilidad del lugar. También, y muy cerca, están numerosas y prestigiosas bodegas en las que se puede entrar en contacto con los vinos del Ribeiro, acompañándolos de la rica y variada gastronomía de esta zona ourensana. Y si desean unos baños termales, el balneario de Partovia o las termas de Ourense.

Votación
3 votos
Comentarios

Relax, descanso y lujo en tierra de vinos