Los romanos y el vino en Monterrei

El consumo de vino en Monterrei se remonta a siglos antes de que llegaran los romanos, pero la producción, según Luís Congil, comisario de la exposición instalada en el claustro de la Merced en Verín, se documenta entre los siglos I y II d. C. Allí, durante todo este mes, podemos ver la evolución del vino en esta tierra ourensana.

.

Teorías, sobre todo cuando se habla de Historia, hay para todos los gustos, pero los que estudian la evolución humana se basan en vestigios que llegan a nuestros días y que, por sus formas, colores, materiales o inscripciones, nos traen mensajes claros de la realidad de otros tiempos. Y ese es el caso de los restos romanos hallados en Mourazos de una estatua, bastante deteriorada, de Dionisos, el dios grecoromano Baco, acompañado de Ampelios, con claros síntomas de embriaguez. Esto dio pie al ayuntamiento de Verín y al Consello Regulador de la D.O. a montar una exposición en la que se hace un viaje por los 2.000 años del vino en Monterrei. Se la encargaron a un experto periodista, especializado en la historia del vino, y Luís Congil se puso manos a la obra, comenzando un concienzudo estudio que desentraña muchas de las incógnitas que existían desde los romanos a nuestros días.

 Escultura en 3D de Dionisos

En la finca de la Muradella, donde había una villa romana, apareció en el año 1.964 un conjunto escultórico que en este museo temporal podemos ver por una reproducción en 3D que se guarda en la exposición permanente del convento de San Francisco en Ourense. «Se escaneó el original -explica Congil- y haciendo de la necesidad virtud aprovechamos para reconstruirla también como era en su tiempo. Esto demuestra la inequívoca alusión al universo del vino. Y en las mismas excavaciones realizadas por Jesús Taboada Chivite se recuperaron herramientas y aperos de labranza que confirman el carácter agrícola que tenía la villa, mandada construir por Octavio Augusto en la vía que unía Chaves con Lugo».

Otras piezas destacables de esta muestra de Verín, son un enorme lagar de madera, labrado en una sola pieza, con una lagareta de piedra de más de 2 toneladas; o las prensas artesanales; los aros de bimbio, que apretaban las duelas, sin necesitar que fuesen de hierro, o las medidas de volumen, destinadas al servicio doméstico, de madera de amieiro, de cerámica y más tarde de cobre u hojalata. La medida más usada era el cuartillo, que era algo más de medio litro y que se siguió utilizando hasta mediados del siglo XX. En esta muestra podemos ver una curiosa doble jarra, que tiene la medida de un cuartillo por una cara y la de medio cuartillo por la otra.

 Gran destreza tecnológica

En los objetos que se empleaban destaca su funcionalidad, fruto de soluciones de gran destreza tecnológica. Prueba de ello es un gato mecánico, todo de madera (incluidos los engranajes) con el que se levantaban cubas de cientos de litros de vino, o las dornas, parecidas a las embarcaciones del mismo nombre, que eran tanques de pisado y fermentación, hechas de una sola pieza, vaciando la madera. Todas estas prácticas e incluso las vides, se las llevó posteriormente a América Gaspar de Zúniga y Acevedo, V Conde Monterrei. Quizás incluso las castes que hoy hay en California y México, procedan de esta zona del este gallego.

Votación
0 votos
Comentarios

Los romanos y el vino en Monterrei