¿Apadrinar un porco celta? Es lo más «in»

Y no hablamos de mascotas sino de una curiosa iniciativa comercial con la que podemos apadrinar un cerdo celta recién nacido, pagar una cuota mensual, estar puntualmente informados sobre su crianza y después recibir en nuestro domicilio su carne ya preparada.

.

Manuel Anta, natural de A Veiga, se buscó, como muchos gallegos, su futuro en Barcelona. Lo que no pensaba es que, casándose con una catalana, iba a ser, precisamente ella, quién lo iba a traer de nuevo a Galicia. Pero así fue. Silvia Pascual, su esposa, se apasionó por esta tierra «porque me maravilló el culto animal y como los gallegos cuidaban sus ganaderías», dice. Y de esa admiración nació la apuesta por una raza autóctona como el porco celta. «Así que decidimos montar la ganadería As Terras Galegas en Castro Caldelas (Ourense) -explica- con la premisa de mantener estrictamente la tradición y de dar todo el valor a esta raza única. Para ello nos hicimos con ejemplares de pura raza y, alimentándolos a base de piensos elaborados con productos naturales de la máxima calidad y en total libertad, conseguimos una carne con grasas saludables infiltradas».

Participar en la crianza

Es, no cabe duda, una iniciativa imaginativa que, por ahora, está dando muchas alegrías a sus promotores «porque por una cuota de 50 euros mensuales -explica la gerente de la empresa- vas a conseguir muchas cosas. En primer lugar, el cerdo es de tu propiedad y puedes seguir semanalmente su evolución a través de Whatsapp o correo electrónico. Es decir, participas en la crianza. También tienes asegurados alrededor de 110 kilos de carne de la más alta calidad, que es lo que suele pesar el cerdo al cabo de 8 o 10 meses. Yo estoy muy orgullosa de poder, con este sistema, dar felicidad a los particulares que no tienen la posibilidad de poseer su finca y sus animales, porque les llevo la tradición a su domicilio y, además, con el despiece ya hecho. Y, por último, porque creo estar contribuyendo a valorar mucho más esta raza única, recuperando las costumbres ancestrales de los ganaderos de Galicia y con productos gallegos de calidad».

La carne que nos llegará a casa será el cerdo en canal, es decir, ya limpio y preparado, pero los jamones y lacones vienen también en fresco. Por eso, como nos indica Silvia, existe también la posibilidad de que en la misma explotación los salen y los pongan a curar «pero el jamón deja de ser nuestro, es ya del cliente», matiza. Además, el proceso es fácil, bien por internet en info@gastroterra.es, o por teléfono en el número 640 659 235.

que en su explotación emplea Gastroterra, los técnicos han conseguido bajar un 50% la grasa en la carne de estos cerdos de la raza celta.

Votación
13 votos
Comentarios

¿Apadrinar un porco celta? Es lo más «in»