Fusión de formas de vivir la cocina

Cocina moderna y tradicional en Casa Peto, en Outes


Moncho Ares

Hubo un tiempo en el que en Cruceiro de Roo, una pequeña población situada en la carretera Noia-Muros, en el municipio de Outes, operaban dos casinos, una sala de fiestas y establecimientos de hostelería. De aquel esplendor queda un vestigio, Casa Peto, restaurante que conjuga la cocina tradicional con la moderna, no en vano a los fogones se encuentran Lola García y su hija Noelia Rodríguez. La primera, segunda generación de una saga hostelera cuyo fundador, Manuel García, aún sigue de cerca las labores del local, ha preservado los secretos para mantener en la cumbre de su oferta los callos a la gallega o la carne asada, y transmitir a la segunda, su hija y formada en la Escuela Superior de Hostelería de Galicia, la satisfacción que reporta un comensal contento. Ambas aplican su sabiduría en un espacio en el que está permanentemente encendida una cocina de hierro, pero también los métodos más modernos para elaborar platos con toques de nouvelle cuisine. Y de ahí, de la sana competencia entre cocinar a ojo y hacerlo «polo libro», solo hay un beneficiado, que es el comensal. Si a la profesionalidad de ambas se suma un producto de primera calidad, difícilmente se puede salir del local insatisfecho, instalaciones, por otra parte, que han sido renovadas recientemente y en las que tanto se puede disfrutar de una abundante carta, como de un asequible menú o de un gran banquete. 

Votación
0 votos

Fusión de formas de vivir la cocina