«Es mejor tener pocos donantes, pero convencidos»


En una comunidad en la que el CHUAC fue el hospital líder en trasplantes el 2015, los donantes de médula ósea seguían otra dinámica. Con una media inferior a la española, las campañas de concienciación han funcionado. En cuatro años el número de gallegos inscritos en el registro nacional se ha cuadriplicado. 

-El crecimiento ha sido de un 32% en el último año, solo superado por Aragón. ¿Se puede hablar de éxito? 

-Ahora estamos en las cifras que nos corresponden por población. Solo en el 2015, en Galicia se hicieron donantes de médula 1.322 personas. En total hay 5.582. Es un éxito que los donantes se hayan duplicado en tres años en todo el país. 

-¿Ayudan iniciativas como la de los padres de la pequeña Victoria, de Santa Cruz? 

-Está bien que estos casos ayuden a sensibilizar, pero no pueden ser el motivo por el que una persona se haga donante. 

-¿Luego se echan atrás?

-Por fortuna pasa poco pero la experiencia nos dice que las probabilidades son mayores. Hay que estar muy informado. Es preferible tener pocos donantes muy convencidos que muchos dudosos. La gente se apunta por un arrebato pensando que puede donar médula de forma inmediata y para una persona en concreto. 

-Y no es así.

-Lo más seguro, lo más probable, es que no llegues a donar en toda tu vida. Pero tienes que ser consciente de que, a lo mejor, te llaman dentro de cuatro o cinco años porque ha aparecido un paciente compatible en cualquier parte del mundo. 

-¿La dinámica difiere mucho de la donación de órganos? 

-Con la médula trabajamos en una estructura supranacional. Un paciente gallego está en las mismas condiciones que uno de Australia o Estados Unidos. El registro español, Redmo, puede acceder a los datos de donantes de todo el mundo. Cuanto más cerca, más sencillo. Pero el donante puede estar en Israel. 

-¿Cómo es el procedimiento para ser donante?

-Cubres un formulario, luego realizas un análisis de sangre, o de saliva, si lo prefieres. Hay que procesar la información. En el caso de haber un receptor compatible habría que repetir todo el proceso, pasar pruebas médicas y prepararse para la donación.

-¿Cómo se realiza la donación?

-Se dice que es parecido a la transfusión de sangre, pero es un poco más complejo. Siguiendo un circuito, se extrae sangre de un brazo, una máquina separa y recoge las células que interesan y devuelve al otro brazo la sangre filtrada. Las punciones en la cadera, donde vamos directamente a la médula, son excepcionales. De los 197 trasplantes realizados en el 2014, solo 7 necesitaron punción y, por tanto, quirófano. Ningún procedimiento médico es inocuo y el riesgo cero no existe. Pero es muy bajo. 

-¿Cómo se pueden conseguir más donantes?

-Explicando para qué sirve, su valor. Tenemos que pensar en el día de mañana. En el año 2009 un 74% de las personas que necesitaban un trasplante de médula encontraban un donante compatible. ¡Ahora son el 91%! 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Es mejor tener pocos donantes, pero convencidos»