Julio Iglesias, el eterno número uno

El cantante acaba de situar su último disco en lo más alto de la lista de ventas. Se trata del capítulo final (no habrá más grabaciones) de la carrera de estudio del artista latino que más facturado en la historia


Vuelve el hombre. Y en la música cantada en español ese hombre se llama Julio Iglesias. Lo ha vuelto a demostrar. A finales de septiembre sacó México, su primer disco en castellano en 12 años. Esta semana el álbum alcanzó el número uno de la lista de ventas. El liderazgo no supone lo que de antaño. Una lista de Promusicae filtrada en el 2013 hablaba de 8.000 copias como listón para alcanzarla, por lo que es probable que ahora sea aún menos. Pero, sea lo que sea, el dato significa una cosa: aunque la industria discográfica se hunda, Julio siempre estará en el lado del barco que más tarde tocará el agua.

Pese al título, en México Iglesias no se ciñe solo a interpretar piezas de autores aztecas. Entre su listado de canciones se encuentra el coruñesísimo Y nos dieron la diez de Joaquín Sabina (la letra está inspirada en un amorío del cantante en la ciudad herculina). Eso sí, lejos de la voz cascada de Sabina, aquí se interpreta la pieza con ese inconfundible estilo de Iglesias de dicción elástica bajo un sedoso sostén instrumental. En el resto del álbum, el intérprete de Hey traza un extenso recorrido por los grandes compositores de la canción mexicana. Desde José Ángel Espinoza Ferrusquilla y su celebérrimo Échame la culpa de lo que pase, que hizo internacional Albert Hammond, al Júrame de Joaquina de la Portilla Torres, pasando por Fallaste corazón de Cuco Sánchez. 

El oyente podrá darse un paseo por canciones sentimentales, desgarradas y románticas. En palabras del propio Iglesias durante la ronda promocional, se trata de «un disco dedicado a esos grandísimos autores que, generación tras generación, llenaron nuestras vidas de amor, nostalgia, recuerdos y momentos que, después de los años, siguen vivos en nuestras almas». En estos momentos ya se ha embarcado en una gira mexicana, un país por el que el artista siempre mostró una especial devoción. Por ahora, no hay noticias sobre un posible salto español. Ni mucho menos a Galicia. 

Mientras tanto, sus seguidores podrán deleitarse con un álbum que, si se atiende a lo dicho por el cantante de 72 años, será su última grabación. Asegura que todo el trabajo que requiere un álbum le supera, prometiendo, eso sí, seguir actuando en directo hasta que pueda. 

Donald trump

  En las últimas semanas Julio Iglesias volvió a la actualidad por un tema extramusical. Llamó «payaso» y «gilipollas» a Donald Trump, el empresario y precandidato republicano a la presidente de los Estados Unidos. Lo hizo así en una entrevista en el diario La Vanguardia: «He cantado muchas veces en sus casinos [los de Donald Trump], pero no volveré a hacerlo. Me parece un gilipollas. Cree que puede arreglar el mundo olvidando lo que los inmigrantes han hecho por su país. ¡Es un payaso! (y perdón por los payasos)».

Sin embargo, la figura de Julio Iglesias ha cobrado un especial protagonismo en los últimos años gracias a Internet. Una imagen suya, sonriente y señalando con el dedo al espectador, se ha hecho célebre. Manipulada al antojo ha servido para todo: para hacer chistes, para anunciar conciertos y para promociones publicitarias caseras. Iglesias es plenamente consciente de esta realidad. Fiel a su estilo, se lo toma con humor. En una entrevista reciente a la revista Hola reconocía: «Los conozco, son simpáticos y si hacen gracia a la gente? pues me parece bien, siempre que no sean ofensivos». 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Julio Iglesias, el eterno número uno