Santiago: el Big Bang de las Matemáticas

Shanghái ha vuelto a situar a la USC entre las 500 mejores universidades del mundo. Despunta en varias áreas, sobre todo en Matemáticas.


Es solo una lista pero figurar entre las destacadas por Shanghái puede marcar la diferencia. Para los estudiantes indecisos que no saben por qué campus decantarse. También para las entidades que han de escoger a qué centros confían la inversión para desarrollar investigaciones. El prestigio, apunta el Vicerrector de Comunicación de la USC, Xosé Pereira, se antoja intangible la mayoría de las veces. La institución centenaria de la que forma parte vuelve a aparecer en la reina de las clasificaciones universitarias a nivel mundial. No está en los puestos de salida pero sí entre las 500 mejores. Entró por primera vez en el 2004, regresó en el 2009 y después de unos años fuera, el 2012 y el 2013, la Universidad Jiao Tong que elabora este listado la ha vuelto a tener en cuenta.

Hay más ránkings, el QS, el SCimago o el elaborado por The Times, en los que la compostelana también ha conseguido colarse. Muchos discrepan de los criterios presentes en el baremo de Shanghái y critican que se olvide de ámbitos como las Humanidades y pase muy por encima del de las Ciencias Sociales, pero nadie duda de su importancia. «O algoritmo de Shanghái é como a fórmula da Coca-Cola», bromea Pereira, que también destaca que el estudio se basa en datos objetivos extraídos de fuentes oficiales. Número de patentes, de profesores o antiguos alumnos con premios Nobel o medallas Field, artículos publicados en las revistas Nature y Science, índices de citación científica... En la compostelana todavía no hay ningún miembro reconocido por la academia sueca, de ahí que el ránking chino esté liderado por centros anglosajones, pero sí muchos investigadores que destacan por sus trabajos. «Nas nosas aulas dan clase persoas como Carracedo», indica Pereira, refiriéndose al recientemente galardonado con el Premio Nacional de Genética.

Áreas mejor puntuadas

En el 2012 la USC consiguió que el área de Química se situase en el top 200. Este año lo hacen las Ciencias Naturales y, de nuevo, Matemáticas está entre las 100 mejores. Es la única que puede presumir de alcanzar este intervalo. «O ano pasado conseguimos figurar nas 75 primeras», resalta Victoria Otero, decana de la Facultad. Además de en el de Shanghái, otros listados como el de la universidad holandesa de Leiden destacan la producción científica del centro que dirige.

En la edición de este año, es líder en España. También lo es en el I-UGR de la Universidad de Granada. Llegar hasta aquí, subraya Victoria, es el resultado de muchos años de planificación. «Destacamos pola cantitade pero tamén pola calidade investigadora», resalta. Por los pasillos del edificio ubicado en el Campus Sur transitan miembros de los consejos editoriales de publicaciones científicas internacionales, «algo impensable cando lin a miña tese nestas mesmas aulas», dice Eduardo García Río. Profesor de Geometría y Álgebra, dirige uno de los grupos reconocidos como de Referencia Competitiva en Galicia, al igual que su compañero Juan José Nieto Roig, considerado como el tercer mejor matemático del mundo. Hasta hace poco era el segundo. Victoria Otero enseña la clasificación por la que se le atribuye informalmente el apelativo. «Juan José Nieto es el tercer matemático más citado por sus trabajos», explica.

En la tabla del ISI Web of Knowledge también figura otra profesora del centro,  Rosana Rodríguez. El aludido le resta importancia a esta manía permanente por medir las cosas. Nieto Roig, experto en ecuaciones diferenciales, como John Nash, el matemático que inspiró Una mente maravillosa, prefiere explicar los motivos que lo llevan a pasar tantas horas haciendo números. «Uno de los últimos modelos matemáticos en los que hemos trabajado predice la extinción del virus del Ébola. Hemos calculado, siguiendo su evolución, que será a finales de este año. Por lo que estamos viendo, parece que puede cumplirse», resalta Nieto. «Las citas en estos listados reflejan el nivel de uso y utilidad de lo que investigas», matiza.   

La decana escoge una palabra para describir el rumbo que ha tenido la titulación en la última década: «O crecemento foi espectacular». 

¿Para qué sirve un ránking?

Wenceslao González Manteiga o Alfredo Bermúdez de Castro son otros de los ejemplos de la excelencia de su plantilla. Ambos traen a la entrevista una amplia lista de las empresas e instituciones con las que colaboran en sus proyectos: Repsol, Endesa, Reganosa? La industria, la sanidad o las finanzas han redescubierto a las matemáticas. Ese en sin duda uno de sus mayores éxitos, la transferencia del conocimiento matemático al ámbito productivo. «Sen este salto non estaríamos aquí», insiste Victoria. «La participación española en la producción científica matemática se ha multiplicado por diez en la última década y Santiago es una pieza fundamental», dice Bermúdez de Castro. El centro en el que vuelven a abundar los alumnos y que despunta en los ránkings vivió sus momentos más difíciles hace no tanto. A principios del 2000 los matriculados no llegaban al medio centenar por curso. El bum de las ingenierías, la alta inserción laboral en las ciencias de la salud o la escasez de plazas en la docencia pasaron factura. Fue en esta crisis cuando se tejió gran parte del éxito que disfrutan ahora. Visitas a los institutos para dar a conocer la titulación, programas de divulgación en el centro y también un acercamiento a la empresa. «Esta é a nosa mellor etapa, pero tamén alertamos de que a situación é dramática». Las palabras de Eduardo García sorprenden. ¿Cómo dramática si todos los indicadores dicen lo contrario? Victoria Otero lo explica. «Pódese dicir que estamos vivindo dos réditos. A sensación, tras coñecer a nosa posición en Shanghái, non deixa de ser agridoce. Para sumar moitas citas, papers, artigos en revistas, necesitamos investigadores. Agora estamos estancados. Sen financiación, hai anos que non podemos contratar e que entraron os últimos docentes cos programas Parga Pondal e Ramón y Cajal», lamenta.

El rector de la USC, Juan Viaño, también matemático, clamó nada más asumir el cargo en el 2014 por un mayor esfuerzo del gobierno autonómico en los presupuestos de las tres universidades gallegas. Xosé Pereira destaca un dato. «Se queremos ser competitivos temos que chegar ao sector produtivo. Os convenios asinados con empresas ou fundacións supoñen case o 60% do que  invertimos en investigación. Falamos duns 50 millóns de euros solo nun ano. Este é o elemento que mellor mide a creación de coñecemento e a calidadade dunha universidade», incide el Vicerrector de Comunicación. En Matemáticas se han puesto las pilas, un ejemplo es el Instituto de Matemática Industrial, creado en colaboración con la UVigo y la UDC, pero, insiste Victoria Otero, no es suficiente. «Sen relevo xeracional e sen estabilidade laboral que atraía o talento todo o conseguido se retama», mantiene. «O meu temor é que dentro de cinco anos non poidamos estar aquí sentadas, facendo esta entrevista», termina. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

Santiago: el Big Bang de las Matemáticas