Susana Seivane, con sus tres cachorros


Escribo sentado en una terraza abrigado como si fuese otoño. En la playa tan solo veo un puñado de osados. Es el singular agosto gallego que de vez en cuando nos regala lluvias como las de esta semana. Nunca me interesaron demasiado las predicciones hasta que tuve hijos. Sí, porque las vacaciones de verano son distintas en función de si se tienen o no descendientes. La lluvia de San Roque con niños en casa se convierte en tormenta familiar. Los que poco a poco van a ir descubriendo esta realidad son la súper gaiteira Susana Seivane y el boxeador Xesús Ferreiro, Cachorro, que acaba de traer al mundo a su segundo hijo, Antón, o Ancón, como le llama Fiz, su hermano de dos años y cuatro meses.

Parto grabado en vídeo

Antón Seivane Ferreiro (cambiaron los apellidos) pesó 3 kilos y 770 gramos. Caray. «Carai, eso dixen eu», comenta Susana sonriente. Se recupera en casa de un parto que tuvieron que inducirle porque se pasó de fecha. «Foi máis doloroso que con Fiz pero máis intenso. Quedamos encantados de todo o persoal do hospital Materno. En especial quero nomear a matrona Sonia Peña, que nos fixo o regalo de poder disfrutar ó máximo do momento. Esta vez Xesús poido estar no parto e grabalo e facer fotos. Sendo boxeador si se me marea nese momento vaia por Dios. Dixo que pensaba que ía ser máis sangriento. Se lle fixo pouco, pero choramos os dous», asegura la gaiteira, que de momento, a sus 38 años, no piensa en ir a por la niña. «Dous xa está ben», comenta rodeada de sus tres cachorros. Todavía no sabe cuando va a celebrar su boda con el cachorro padre que han ido aplazando los últimos años por distintos motivos. «O ano que ben casa a miña irmán e non sei... Calquera día damos a sorpresa». En octubre retornará a los escenarios con una gira de lanzamiento del disco Fiz, dedicado a su primer hijo. «Claro, terá que haber disco Antón, para que non se cele. Xa se me ocurreron algunhas melodías durante o embarazo», confiesa. Dentro de unos años veremos si a los Seivane Ferreiro se les da por las gaitas o por los guantes.

Navajas de Liméns para Rajoy

El equipo de cocina del balneario de Mondariz, que dirige el chef Manuel Cuntín y coordina Floro Fernández apostaron por un menú muy gallego para la comida que celebró en el lugar el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Me llamaron la atención las navajas de Liméns, que nunca las probé, o tal vez sí, pero nunca bajo esta denominación, pulpo do Carballiño, zamburiñas de la ría de Vigo y rodaballo salvaje con verduritas de la huerta de este municipio, el más pequeño de España con sus 2,4 kilómetros y 682 habitantes. Para rematar la faena, sorbete de frutas de la pasión y coulant de chocolate, es decir, un homenaje en toda regla tras beber en la fuente de Gándara.

Los Sieiro, en Famelga

Famelga, pequeña localidad del ayuntamiento de Cotobade (Pontevedra), se convirtió por unas horas en el particular Macondo de los Sieiro. Casi un centenar de personas descendientes (más los familiares políticos) de Lorenzo Sieiro y Carmela Fraguas, que tuvieron seis hijos a finales del siglo XIX, se reencontraron en el pueblo donde se inició esta historia. De hecho los organizadores colocaron unas enormes pancartas dando la bienvenida a los Sieiro en las paredes del edificio matriz. Gaiteiros (muy buenos, aunque no tanto como Susana Seivane) y un menú típico de carballeira: pulpo, empanada, tortilla, churrasco y pollo picantón, que ya le gustaría a Rajoy fueron algunos de los ingredientes de una jornada fabulosa que todos esperan que se repita en un futuro. Que cuenten conmigo seguro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Susana Seivane, con sus tres cachorros