Los veteranos no ceden el bastón

Los regidores más antiguos de Galicia se mantienen en el poder tras lograr mayorías absolutas el pasado domingo


REDACCIÓN / LA VOZ

Ni las dentelladas de la crisis. Ni la voz de los indignados. Ni mucho menos el tiempo. Algunos regidores son intocables en sus feudos. Son los alcaldes gallegos de toda la vida, aquellos que ganaron en las elecciones de 1979 o que fueron designados incluso antes, y que han convertido el bastón de mando en una prolongación de sí mismos. En el 2011 no solo resisten con mayorías absolutas en sus respectivos municipios. Muchos de ellos mejoran los resultados obtenidos en los comicios locales del 2007. En sus feudos la erosión del ejercicio del poder ha sido lenta o inexistente. Para ellos pasan los años, pero no los votos.

Los grandes supervivientes, con ocho mandatos a sus espaldas, se encuentran en las filas populares. Y su hábitat natural es la provincia de Ourense, bajo el paraguas de Baltar. En esta ocasión, con el PSOE y el BNG en claro descenso en toda España, soplaba el viento a favor para que los incombustibles se nutrieran a voluntad de su particular granero de votos.

Creando dinastías políticas

Algunos candidatos no solo se perpetúan en el cargo, sino que sientan las bases para la sucesión familiar. Como Senén Pousa, que llegó a la alcaldía de Beade en el franquismo, en 1974, el año en el que el Watergate se tragó a Richard Nixon. Es uno de los más veteranos de Galicia. Nunca ha ocultado su simpatía hacia la dictadura de Franco, cuyo retrato preside su despacho municipal. El 22-M en Beade logró el 59,33% de los votos y consiguió 5 concejales. Bajó de la barrera del 60%, lejos del 85,18% con el que machacó a sus rivales en 1987. El desgaste existe, pero se mide en decenios y parte de un techo muy alto. Pousa logró 5 ediles, por 2 del PSOE. Susana Fernández, que forma parte del grupo de sus nuevos concejales, tiene veinte años. No es que pudiera ser la nieta de Senén. Es que lo es. Y Antonio Pousa, hermano del candidato, también está en la corporación. Este sistema hereditario no ofrece garantías de éxito. Manuel Candal gobernó Vilamartín de Valdeorras durante más de treinta años sin necesidad de aliados, pero su hija María Jesusa Candal no logró mantener su inmensa ventaja el 22-M.

Los alcaldes preconstitucionales que, como el propio Senén Pousa, llegaron al poder antes de las elecciones de 1979, lograron pleno de mayorías absolutas en las elecciones del domingo. Pilar Otilia López, alcaldesa de Ramirás desde 1975, afrontará un nuevo mandato sin tener que alcanzar pactos a pesar de la pérdida de un edil y de obtener un apoyo del 46,40% de los votantes, una cifra discreta dentro de las que manejan los regidores con callo tras la lluvia de papeletas del domingo. Manuel Gallego calcó los concejales del 2007 en Taboadela, conquistó 5 y dejó al PSOE y al BNG sin posibilidad de gobernar. Y Xosé Costa mejoró sus resultados de las anteriores elecciones en número de sufragios (64,18%), aunque mantiene sus siete ediles en Covelo, Pontevedra.

Ascensos destacados

Un buen puñado de históricos experimentan ascensos notables. Concepción Méndez, en el concello ourensano de Sandiás, subió más de tres puntos porcentuales, hasta el 57,03%, y consigue un concejal más con el que amplía la mayoría que había logrado hace cuatro años. Manuel Seoane, en A Peroxa, también incrementó sus apoyos y los sitúa en un 69,26% de los sufragios. Aunque los números más apabullantes del pasado domingo fueron los de José Antonio Pérez, en Quintela de Leirado, que pasa del 70,26% al 80,87% de los votos, aunque consiguió la misma representación en la corporación, un aplastante 6-1 frente al PSOE. Sí variaron las proporciones en Paradela, donde José Manuel Mato pasó de 6 a 9 concejales.

La excepción socialista

Dentro de la lista de regidores veteranos hay una rara avis, una nota discordante dentro de la sinfonía de veteranos que no encaja con el perfil de sus experimentados colegas. Xosé Luis García, que ha sido reelegido alcalde de Brión con una nueva mayoría absoluta, es la excepción. Porque García se presentó por el PSOE, aunque antes del 2007 formaba parte de la Candidatura Galega Independente. Y gobierna un concello de 7.347 habitantes, cuando la población de los municipios que seguirán en manos de los regidores veteranos ronda los 1.600, aunque va desde los 515 de Beade hasta los 9.456 del ayuntamiento pontevedrés de Salvaterra de Miño, donde gobierna el popular Arturo Grandal.

Se da la circunstancia de que en muchos de los concellos con alcaldes populares de larga duración (Beade, A Peroxa, Sandiás, Baleira y As Somozas) el BNG no logra representación, pero a pesar de la supuesta concentración del voto de la izquierda, los populares ganan por goleada en las urnas.

Candidatos «guadiana»

También hay candidatos guadiana, que vivieron largas etapas en el poder, pero se resisten a dejar la política tras ser desalojados de la poltrona. Como Ramón Rodríguez Ares, ex regidor histórico de Sada. Al igual que Pousa, no reniega del franquismo. Pero Rodríguez Ares perdió la mayoría y el cargo. Escindido del PP, logró el 22-M 5 concejales con Sada Popular, los mismos que el BNG. Podría gobernar si alcanzase un pacto con los populares, pero estos aseguran que no están dispuestos a cederle la alcaldía. Quizás el bastón de mando sadense no sea para uno de los veteranos.

NOMBRES PROPIOS

Beade, PP

Desciende en votos, pero mantiene la mayoría absoluta

Covelo, PP

Mantiene a siete concejales en la corporación municipal

Brión, PSOE

Logra el 54,17% de los votos, mayoría absoluta

Ramirás, PP

Alcanzó el cargo en el franquismo y se mantiene en el poder

A Peroxa, PP

Mejora el porcentaje de sufragios del 2007

Municipales 2011 ||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Los veteranos no ceden el bastón