El PSOE logra más apoyo de nuevos votantes, aunque un 4,3% de su electorado se va al PP

La Voz

ELECCIONES GENERALES 2008

El sondeo detecta un amplio trasvase de votos de izquierdas en favor de Rodríguez Zapatero

02 mar 2008 . Actualizado a las 15:09 h.

A ocho días de las elecciones generales, el PSOE aventaja en tres puntos y medio al PP y muestra más posibilidades de atraer a los nuevos votantes, mientras que el partido de Rajoy se beneficiará del 4,3% de los electores que apostaron por Zapatero en el 2004, un apoyo que en principio no sería suficiente para que se produzca un vuelco electoral el próximo 9 de marzo.

La encuesta de Sondaxe para La Voz de Galicia, realizada durante la primera semana de campaña electoral, refleja una polarización del voto hacia los dos principales partidos nacionales: ambos crecen (el PSOE pasa del 42,6 al 43,5% y el PP del 37,7 al 40%) y suman conjuntamente un 4,4% más de porcentaje de voto que en el 2004. El BNG sube tres décimas.

Esta tendencia a la bipolarización encuentra su contrapartida en la estimación de voto del resto de las formaciones con representación parlamentaria, con reseñables caídas en las dos fuerzas nacionalistas catalanas (ERC y CiU pierden entre los dos un 1,3%) y una moderada bajada en el tercer partido de ámbito estatal (Izquierda Unida cae cuatro décimas respecto al 2004).

El panorama de esta encuesta, cuyo trabajo de campo terminó el pasado día 27, se completaría con la irrupción de un nuevo partido de ámbito estatal -Unión, Progreso y Democracia, con Rosa Díez como candidata- que tendría una estimación de voto del 1,3% y que en principio haría el mismo daño a Zapatero y Rajoy, pues ambos perderían en favor de la nueva formación política el 0,3% de los electores que los apoyaron hace cuatro años.

El PP es el que muestra un electorado más fidelizado. Su suelo electoral está muy consolidado, pues tendría asegurado el 74,3% de los votos recibidos en las últimas elecciones. Esto contrasta con la volatilidad del PSOE, que solo tendría garantizado el 64,7% de los sufragios que recibió en el 2004.

El trasvase de votos entre las formaciones mayoritarias es marginal cuando se produce desde el PP al PSOE -apenas un 1,7%-, pero sí es relevante a la inversa: un 4,3% de los votantes socialistas de hace cuatro años optarían en esta nueva cita electoral por el partido de la oposición. Se trataría de un voto de retorno, pues es presumible que muchos de ellos apoyaron al PP en el 2000 y cambiaron de opción política en los últimos comicios generales.

¿De dónde viene entonces el apoyo mayoritario al PSOE? En la encuesta de Sondaxe se visualiza una amplia corriente de apoyo a Zapatero que procede de otras formaciones, especialmente de la izquierda nacionalista, grupos ultraminoritarios, abstencionistas y, sobre todo, nuevos electores, que en un 39,2% apostarían por el candidato socialista frente al 15,7% que irían al PP.

Así, los trasvases de voto procederían fundamentalmente de Esquerra Republicana de Cataluña (15%), BNG (14,3%) y en menor medida Izquierda Unida (13,2%). Todos estos apoyos movilizados por la consigna del voto útil compensarían la relativa debilidad del suelo electoral del PSOE. Los populares solo contarían con el reseñable trasvase de votos procedente del electorado de Coalición Canaria (un 25%).

Los socialistas acapararan un amplio apoyo de voto femenino (29,2% frente al 26,6 del PP) y estaría dos puntos por encima de los populares en la franja de edad que va desde los 18 a los 54 años. En el intervalo posterior (55 o más), Rajoy saca más de tres puntos.

Participación e indecisos

Zapatero se beneficia de un 10,9% de abstencionistas del 2004, mientras que el 6,3% optarían por los populares, en una encuesta que prevé una participación del 74,4%, inferior a la registrada en el 2004 sin contabilizar el voto de residentes ausentes (77,2%). El porcentaje tras este recuento fue del 75,7%.

El PSOE tendría un mayor porcentaje de indecisos (19,5% frente al 16,4% del PP) entre quienes lo apoyaron hace cuatro años y, en total, ambos partidos compartirían un 11,9% de voto oculto.

Zapatero es el líder más valorado de los tres partidos de ámbito estatal y el único que aprueba, con un 5,17. Rajoy, aunque suspende con un 4,07, logra una valoración superior a la de su partido (3,91).