El BNG es la única fuerza nacionalista que sube y resiste la polarización del voto


La tensión electoral entre el PP y el PSOE, los propios debates electorales, así como la movilización electoral hacia un voto útil para evitar o promover un cambio político a nivel estatal tiene un efecto negativo sobre los partidos minoritarios, especialmente las fuerzas nacionalistas. La encuesta de Sondaxe refleja la bajada de todo el arco parlamentario con ideario identitario, a excepción del Bloque Nacionalista Galego, que es el único que sube y logra resistir la polarización de voto que se prevé el 9-M.

Así, los nacionalistas gallegos suben tres décimas en estimación de voto, pasando del 0,9% logrado en el 2004 al 1,1%. El ascenso tiene más relieve si se tiene en cuenta el áspero descenso del partido nacionalista que más baja: Esquerra Republicana de Catalunya pierde 8 décimas respecto al 2004, en buena parte porque un 30% de sus votantes se repartirán entre el PSOE y CiU.

Convergencia, no obstante, tampoco se recupera con el trasvase de votos de ERC y es el segundo partido nacionalista que más pierde después de Coalición Canaria, una formación que se desangra en favor del Partido Popular con seis décimas menos respecto al 2004. En realidad, la formación que lidera Mariano Rajoy solo recibe electores nacionalistas del partido canario. La bajada del PNV es moderada (dos décimas).

El BNG sube en estimación de voto a pesar de que un 14,3% de los electores que votaron a este partido en el 2004 entrarán en la dinámica del voto útil y pasarán a reforzar el resultado electoral del PSOE. Dentro de la formación que lidera Anxo Quintana hay un importante sector de indecisos (14,3%) y, curiosamente, el Bloque crecerá en exclusiva por abstencionistas del 2004 que esta vez se decantan por el nacionalismo gallego (0,8%). La encuesta de Sondaxe no detecta votos al BNG entre las personas que ejercerán por primera vez su derecho al sufragio.

En todo el Estado, el 19,6% de los nuevos votantes son indecisos y es probable que una parte de ellos terminen votando al BNG.

El partido de Quintana concentra buena parte de sus apoyos en la franja de edad entre los 18 y los 34 años y son más hombres que mujeres los que optan por una fuerza que en las pasadas elecciones generales logró dos escaños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

El BNG es la única fuerza nacionalista que sube y resiste la polarización del voto