Herramientas que potencian el liderazgo femenino

con la colaboración de

Iniciativas como las Becas Santander Women | Emerging Leaders-LSE de Banco Santander impulsan la transición hacia una igualdad efectiva en puestos de dirección con una apuesta por la formación de alto rendimiento en liderazgo, negociación y comunicación para mujeres en etapas profesionales tempranas, con alto potencial de crecimiento

Los datos son esperanzadores, pero todavía queda mucho por hacer. El último informe Women in Business, elaborado por la consultora Grant Thornton, revela que en España un 34% de los puestos directivos están ocupados por mujeres. Esta cifra, la más alta en los últimos 17 años, coloca a nuestro país en el top 10 en materia de igualdad efectiva en el ámbito laboral entre hombres y mujeres a nivel mundial. ¿Queda camino por recorrer? Sí, por supuesto, pero los avances han sido muy grandes y se ha de seguir en esa línea.

Los acontecimientos que nos ha tocado vivir en el último año han tenido un impacto imprevisto en el progreso de las mujeres a nivel laboral. Kim Schmidt, líder global de People & Culture de Grant Thornton Internacional, afirma que “las empresas tienen que observar conscientemente los cambios positivos que se han producido en torno a la diversidad, la inclusión y las mujeres en el liderazgo”: Diversos estudios de investigación realizados en 2020 concluyen que tanto el empleo como el desarrollo profesional de las mujeres se han visto afectados significativamente a causa de la pandemia.

A nivel geográfico, ¿cómo van los avances?

La Comunidad de Madrid lidera el ranking con un 39% de mujeres en puestos directivos, seguida por Cataluña con un 34%, Galicia con un con 33%, Andalucía con un 29%, Comunidad Valenciana con un 26% y el País Vasco con un 23% de directivas.

Ramón Galcerán, presidente de Grant Thornton, destaca el hecho de que la pandemia ha conseguido que “las cosas cambien muy rápido. La diversidad resulta vital para asegurar que las empresas prosperen en el actual entorno empresarial volátil, incierto y cambiante. Es necesario contar con líderes y equipos directivos diversos”. 

El citado informe Women in Business 2021 analiza también las principales medidas que las compañías españolas han puesto en marcha para mejorar la igualdad de género en sus equipos. Principalmente, las acciones han estado centradas en que haya un acceso equitativo a las oportunidades de desarrollo profesional y que las políticas de trabajo flexible estén encaminadas a la conciliación de la vida laboral y familiar, tanto para mujeres como para hombres. Destacan otras medidas como la revisión de los procesos de contratación, así como el desarrollo de programas de mentoring y coaching.

En cuanto a áreas de las empresas, los departamentos en los que las mujeres ocupan más puestos directivos son los de Recursos Humanos y Financiero, seguidos de Operaciones y Marketing. En los que menos presentes están es en el área de Dirección Comercial y Estrategia Tecnológica.

Sin embargo, no todos los datos del informe son alentadores. Donde más queda por hacer es en el ámbito de las políticas de diversidad de género. El número de empresas que no aplican ningún tipo de medidas de este tipo, lamentablemente, ha aumentado, por lo que se presenta como un reto que se debe abordar de inmediato.

Hasta dentro de un par de años no podrá saberse con certeza si la COVID ha hecho frenar el progreso que se venía dando en el desarrollo profesional de las mujeres. Sin embargo, hasta ahora, lo que sí puede afirmarse es que la pandemia ha permitido incorporar todas las enseñanzas adquiridas a la hora de configurar entornos de trabajo equitativos, con un incremento de la flexibilidad y el aumento del compromiso de los empleados.

El nuevo panorama laboral, más digitalizado, ha eliminado algunos de los obstáculos tradicionales para las carreras de las mujeres. Sin embargo, existen varios indicadores que muestran que la brecha laboral entre hombres y mujeres requiere aún mucho esfuerzo por parte de gobiernos, instituciones y empresas; no sólo en cuanto a salario, calidad de sus empleos o duración de sus contratos, sino también a las oportunidades para ocupar puestos directivos y de responsabilidad y, en este escenario, muchas grandes empresas están asumiendo y afrontando estos retos para impulsar el liderazgo femenino y construir compañías más inclusivas, diversas, justas y equitativas.

Es el caso de Banco Santander, que de la mano de London School of Economics and Political Science (LSE), una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo, ha puesto en marcha la segunda edición de las Becas Santander Women | Emerging Leaders - LSE dirigidas a mujeres de distintos países que cuenten con una experiencia profesional de entre 5 y 12 años de experiencia profesional y aspiren a puestos de liderazgo. El objetivo: que desarrollen habilidades de negociación, comunicación y liderazgo que les ayuden a impulsar su carrera.

London School of Economics and Political Science aporta una formación de calidad a las participantes, especialmente en las áreas de innovación y liderazgo. De esta manera, se ahonda en conceptos esenciales para las mujeres líderes del futuro como son las estrategias, los principios y las nuevas tendencias de las negociaciones o las tácticas y procesos de negociación, claves para resolver conflictos y potenciar las habilidades comunicativas.

El programa ofrece 125 becas, tiene 7 semanas de duración y se desarrollará entre el 6 de octubre y el 23 de noviembre de este año. Además de esta formación de alto rendimiento, que será en modalidad online y en inglés, las Becas Santander Women | Emerging Leaders-LSE ofrecen una oportunidad única de compartir experiencias con otras mujeres de distintas procedencias geográficas y en situaciones laborales similares, con quienes fomentar el networking y establecer una red global de futuras líderes en sus sectores.

Este programa, que comenzará a desarrollarse el próximo 6 de octubre, es una muestra más del compromiso de Banco Santander con promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, como parte de sus políticas de banca responsable. La entidad, que ya cuenta con un 40% de presencia femenina en su Consejo de Administración, se ha comprometido a alcanzar el 30% de mujeres en puestos de alta dirección para 2025, impulsando medidas dentro de la compañía para aumentar el número mujeres en posiciones de liderazgo. En 2019, la entidad estableció objetivos claros de diversidad para altos directivos y el pasado año continuó promoviendo la igualdad de género con diversas iniciativas para fomentar la conciliación, implementar los estándares globales de baja de maternidad y paternidad, promover las contrataciones, el desarrollo profesional y la igualdad salarial, y generar concienciación.

Herramientas que potencian el liderazgo femenino