Interior refuerza el plan antiterrorista para la cumbre del clima de Madrid

Más de 25.000 personas de 195 países participarán en la reunión de la ONU


redacción / la voz

«Los cambios climáticos están ocurriendo más rápido de lo que teníamos previsto, por lo tanto hay que alcanzar compromisos más ambiciosos. Hay que aumentar la ambición y la responsabilidad». El secretario general de la ONU, António Guterres, marcó ayer la senda que deberá seguir la conferencia del clima que se inaugura hoy en Madrid, la COP 25, en la que se deberá desarrollar el reglamento que permita la entrada en vigor el próximo año del Acuerdo de París, aprobado en el 2015. Solo que los compromisos voluntarios para la reducción de gases de efecto invernadero aportados hasta el momento por los 195 países, más la UE como entidad propia, que forman parte del acuerdo marco de Naciones Unidas contra el cambio climático son muy insuficientes. Con ellos, la temperatura en el planeta sobrepasaría los 3 grados hacia fin de siglo con respecto a los niveles preindunstriales. Muy por encima de los 1,5 que se fijaron en París o, como mucho, dos grados. Si Madrid quiere realmente ser la cumbre de la ambición climática, tal y como se la ha bautizado, habrá mucho por hacer a lo largo de las dos próximas semanas.

La reunión albergará a 25.000 personas de 195 países, lo que también supone un enorme reto para garantizar la seguridad, tanto en el propio recinto ferial de Ifema y en el parque Juan Carlos I, donde se concentrarán las negociaciones de los delegados de los gobiernos, como en la bautizada como Castellana verde, donde se realizarán más de 200 actividades paralelas. A ello hay que sumar que más de 55 jefes de Estado y Gobierno, así como ministros, han confirmado su presencia. Para ello, el Ministerio de Interior ha reforzado el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista en la Comunidad de Madrid, que se activó este semana y que se prolongará hasta dos días después de la finalización de la conferencia, prevista inicialmente para el viernes 13. Aunque mantiene el nivel 4 de la activación del protocolo de seguridad, «aumentan los dispositivos operativos y de inteligencia para garantizar la seguridad ciudadana», según fuentes del Ministerio de Interior.

La Secretaría de Estado de Seguridad ha incrementado los «dispositivos operativos y de inteligencia, así como medidas preventivas de vigilancia y respuesta antiterrorista, según informa Colpisa, en una intervención que involucra a los cuerpos de seguridad del Estado, de la policía local y de la Comunidad de Madrid, además de personas de otras «instituciones, organismos y operadores de seguridad públicos o privados». El dispositivo estará integrado, en conjunto, por más de 5.000 efectivos.

También se reforzará la vigilancia en el espacio aéreo; en los aeropuertos, con inspecciones aleatorias a los pasajeros de vuelos Schengen, en las fronteras y controles de vehículos y personas en las sedes y lugares de la COP25 y de sus actividades asociadas. Madrid quedará, en teoría, blindado.

A nivel europeo, se han confirmado su asistencia a la cumbre los jefes de Gobierno de Bélgica, Eslovaquia, Estonia, Francia, Portugal, República Checa, Rumanía o Letonia, así como los presidentes de Austria y Croacia, el príncipe Alberto II de Mónaco y el Gran Duque de Luxemburgo. Aunque la participación de máximas autoridades de Latinoamérica también es muy destacada.

Greta Thunberg llegará el martes por la mañana a Lisboa

U.R.

La activista sueca tiene más cerca Galicia, pero mantiene el rumbo hacia Portugal

«Día 18. ¡Estamos acelerando hacia Europa! La fecha estimada de llegada en este momento es el martes por la mañana. Llegaremos a Doca de Alcantara, Lisboa. ¡Espero veros a todos allí!», es la última publicación de Greta Thunberg en su cuenta de Instagram junto a una fotografía en la que se ve cómo una ola impacta contra el catamarán en el que viaja.

La activista sueca de 16 años ha confirmado que La Vagabonde atracará en el puerto de  Doca de Alcantara, el segundo mayor muelle de recreo de Lisboa. Allí desembarcará junto a su padre, la familia australiana dueña de la embarcación (Elayna Carausu, de 26 años, su pareja Riley Whitelum, de 35, y el bebé de ambos de 11 meses, Lenny) y la navegante profesional británica Nikki Henderson.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Interior refuerza el plan antiterrorista para la cumbre del clima de Madrid