Ellos salvarán el planeta

Los más jóvenes protagonizan una lucha sin precedentes por el ecosistema


redacción

«Las personas abajo firmantes, junto a muchas otras de todo el planeta, nos declaramos en rebelión frente a nuestros gobiernos por su negligencia criminal, al no abordar con urgencia la crisis climática, ecológica y civilizatoria a la que nos enfrentamos». Así concluye el manifiesto de rebeldía de Extinction Rebellion, un movimiento que ha logrado llevar la crisis climática a las calles en todo el planeta para demandar una actuación urgente que nos libre del desastre.

También en Galicia, los alumnos de institutos y universidades han dejado claro que esta lucha es una de sus prioridades. «Yo creo que nos hemos dado cuenta de que si no hacemos algo nuestro futuro está en juego —explica Iago Pérez, estudiante en la USC—. Los gobiernos no están haciendo lo suficiente y hasta ahora todo el mundo ha mirado hacia otro lado, pero nosotros ya no podemos».

Alba García, de A Coruña, cree que tomar las calles «es nuestra forma de decir que hay que cambiar ya el estilo de vida y tomar medidas urgentes para acabar con problemas como el de los plásticos o las emisiones, que son solo una parte de los muchos que tenemos». Para esta joven universitaria, «el problema es que para que esto cambie todo el mundo tiene que concienciarse para cambiar cosas en su vida: en su alimentación, en sus costumbres... Creo que eso en mi generación lo tenemos muy claro, pero no se si las demás lo tienen tanto».

Para Jorge Álvarez, de la Universidad de Vigo, «la cumbre del clima es importante, pero solo si realmente logran que salgan de ahí acuerdos claros, que se traduzcan en hechos, porque si no estamos perdiendo el tiempo con reuniones que no llevan a ningún lado».

En este combate pacífico para salvar el planeta, los jóvenes creen que «estamos todos en el mismo bando, porque hay una mayoría aplastante de gente que quiere luchar por eso, es como un símbolo de nuestra generación», aunque reconocen que si «hay una parte que está politizada, porque hay grupos que aprovechan este tema para sumar votos a su causa».

Pero la idea, como recuerda Alba, «es que tenemos claro que no queremos que nuestros hijos hereden el mundo que nos quieren dejar nuestros padres, y haremos todo lo que esté en nuestra mano para cambiarlo».

la fuerza de Fridays for Future

Los viernes se han convertido en día de huelga para las nuevas generaciones, protagonistas de los «Fridays for future» una iniciativa que comenzó con Greta Thunberg sentada frente al parlamento sueco durante tres semanas en el 2018. Desde entonces, alumnos de colegios e institutos de todo el mundo se han implicado en las reivindicaciones ecologistas. Sus creadores reflexionan sobre la «inutilidad» de esforzarse en formar a niños como futuros ciudadanos si «realmente con la destrucción climática no van a tener ningún futuro»

Huelga de hambre

Activistas de Extinction Rebellion (XR) en Madrid, Barcelona, Jaén y Vigo se han unido a la huelga de hambre «en solidaridad con la gente que se muere de hambre a causa de la crisis climática y ecológica sin otra opción».

Educar en el «yo puedo»

Educar a los niños en el «Yo Puedo», es la filosofía de Design For Change (DFC), cuyo objetivo es que los niños y jóvenes para que se conviertan en los llamados «change makers».

Desplazados

La activista alemana Carola Rackete, excapitana del barco de salvamento Sea Watch3, alertó de la «crisis existencial» por el desplazamiento de personas que causa el cambio climático».

bicicletas que pedalean por el clima

Medio centenar de representantes de empresas, administraciones y organizaciones sin ánimo de lucro participaron en el Moving for Climate NOW, una iniciativa que pretende concienciar de la importancia de luchar contra el cambio climático y, para ello, recorrerá 500 kilómetros en bicicleta eléctrica desde Salamanca hasta Madrid en una iniciativa impulsada por Iberdrola.

las madres también se unen

La movilización de los jóvenes ha llevado a un grupo de madres cuyos hijos todavía son pequeños a crear Madres por el clima, una asociación que quiere unirse y «apoyar a los jóvenes de todo el mundo que se están movilizando». Una de sus primeras iniciativas fue llevar a los más pequeños al colegio los viernes con una camiseta reivindicativa.

«Non imos permitir que destrúan o planeta»

S.B.

Pontevedra se echó a la calle para exigir la adopción de medidas contra el cambio climático

Pontevedra se sumó ayer al grito del planeta por el clima. Lo hizo desde las Administraciones - Concello y Diputación convocaron sendos actos-, desde la enseñanza -con una concentración a mediodía- y desde la sociedad civil -con una manifestación que cerró la jornada-.

«Nós, toda a xuventude aquí presente, non imos permitir que destrúan o noso medio de vida, o noso planeta, o noso fogar». Fue el mensaje que trasladaron dos alumnos de 2º de bachillerato del IES Luis Seoane en la concentración que las Escolas da Unesco organizaron en la plaza de A Peregrina a mediodía. Fue una convocatoria que quedó algo deslucida por la lluvia, ya que hubo colegios que finalmente decidieron no participar, pero que aun así demostró que la fuerza de los jóvenes es una de las mayores esperanzas para recuperar un planeta herido. Porque el manifiesto se cerró con un mensaje muy claro: «Compañeiras e compañeiros, a loita segue».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ellos salvarán el planeta