Cuando los libros nos salvaron del desconsuelo

Librerías y bibliotecas fueron en España y en Galicia las otras «unidades de cuidados intensivos» durante la pandemia

Una biblioteca que sobrevivió a tres inundaciones. Mari, entre libros, en la Biblioteca Florencio Delgado Gurriarán, de O Barco de Valdeorras, que resistió tres inundaciones desde el 57 y esta pandemia
Una biblioteca que sobrevivió a tres inundaciones. Mari, entre libros, en la Biblioteca Florencio Delgado Gurriarán, de O Barco de Valdeorras, que resistió tres inundaciones desde el 57 y esta pandemia

redacción / la voz

Los superventas han resistido bien el año de la pandemia y el mundo del libro también. A juzgar por el débil descenso en ventas y préstamos en comparación con otros ámbitos, la literatura es un islote invulnerable a la crisis, o una península abrazada por un mar de lectores fieles. «La pérdida, a nivel nacional, en las librerías independientes del 2019 al 2020, fue de un 8 %, y en Galicia, de un 1 %», apunta el librero Álvaro Manso, portavoz de Cegal, que reúne a 1.600 librerías de toda España. Un descenso, sí, pero esperanzador.

«De las librerías de toda la vida, la mayor parte tenemos librería y papelería. Otros muchos venden prensa. Estas librerías estuvimos abiertas siempre. Las dedicadas en exclusiva a la venta del libro cerraron en el confinamiento durante mes y medio», recuerda Pilar Rodríguez, presidenta de la Federación de Librerías de Galicia, que señala que los libreros se han adaptado a las restricciones con iniciativas como la entrega de libros a domicilio. Desde la entidad se puso en marcha esta novedad «que funcionó bien», la venta a distancia. Y libreras como Gloria Fuertes, de Lectocosmos, de Lugo, incluso servían ellas los libros a sus clientes.

¿Se vendió más en algún momento del 2020? Ha habido picos, «y no es que vendieses más, pero vendías...», matiza Pilar Rodríguez. «Funcionó mucho el boca a boca», sigue, y plataformas como Todos tus Libros, que permite consultar en cada momento cuáles son los libros en el top de ventas y saber en qué librería de España puedes conseguir el ejemplar que estás buscando. La plataforma se puso en marcha el 13 de noviembre, día de las librerías, y pasó de tener en su inicio 30.000 usuarios a los 148.000 de hoy. Lectores y libreros, o bibliotecarios, se han buscado, y encontrado. Es innegable.

Bibliotecas y librerías han sido las otras unidades de cuidados intensivos en esta pandemia que empujó a «cambiar la percepción social del libro. Las redes sociales han ayudado mucho. Se vuelve a hablar de libros con naturalidad. Leer no te diré que está de moda, pero ya no es algo que se esconda...», dice Esther Gómez, de Moito Conto, en A Coruña. El 2020 ha visto algún cierre (debidos a una situación previa a la pandemia, señala Manso), pero también vio aperturas de librerías, como la de segunda mano Follas Vellas en la coruñesa plaza del Libro, que amplía un negocio familiar con un gran fondo, donde puedes encontrar el tesoro de primeras ediciones de autores gallegos muy valiosas, además de vinilos.

Con un 30 % de aforo, volvieron a abrir en febrero las bibliotecas gallegas, que han mitigado la carencia de la dimensión más social del libro con la plataforma GaliciaLe e iniciativas como clubes de lectura online para públicos diversos, como personas con diversidad funcional. «Hubo un repunte de préstamos antes y después de las restricciones. La frase de la gente era: ‘‘¡Que esto no me pille sin libros!’’», comparte Maru Cardiel, de la Biblioteca Ágora, impresión que también trasladan las bibliotecarias de la Florencio Delgado Gurriarán, de O Barco de Valdeorras, que ha sobrevivido desde 1957 a tres inundaciones.

Los libros no son papel mojado. Su papel es hoy discreto, pero esencial. «No han dejado de estar -concluye Cardiel-, no han dejado de tejer su red de apoyo. Son un gran refugio compartido».

Joël Dicker, Almudena Grandes, Ken Follet y Pérez-Reverte están en el top de ventas del 2020 en Galicia. Entre ellos, una sorpresa, el ensayo El infinito en un junco, de Irene Vallejo, que alcanza los 200.000 ejemplares. Y pone el punto (nunca final) a esta carta de amor a los libros, que nos salvaron un poco del desconsuelo.

Los libreros Manso, de Burgos, en pie desde 1948
Los libreros Manso, de Burgos, en pie desde 1948

Álvaro Manso, portavoz nacional de los libreros: «Los libros se han convertido en objetos valiosos»

El libro vive casi un milagro. Es el menos castigado de la cultura, coinciden bibliotecarias y libreros. «Las librerías son afortunadas de tener el tipo de cliente que tienen», valora el portavoz de Cegal. Tercera generación de la familia de libreros al frente de Luz y Vida, en Burgos, Álvaro Manso asegura que el papel está saliendo reforzado de esta crisis. «Los libros se han convertido realmente en objetos valiosos», sostiene en línea con libreras como Sabela Martínez, de Versus, en Vigo, o Esther Gómez, de Moito Conto, que advierte que «se han recuperado lectores, sobre todo jóvenes».

«El que leía lee más», apunta Luz Gallego, de la Librería Seijas, de Pontevedra, que como receta para quien busca reconciliarse con la lectura propone, por ejemplo, el libro «amable» Pan de limón con semillas de amapola, de Cristina Campos.

«Se lee más y se compra más. Nosotros lo hemos notado», añade la librera de Versus. «La gente se queda en casa, no hay muchas opciones de ocio y muchos que habían abandonado la lectura han vuelto. El confinamiento total dio en general un poco más tiempo de leer y ahora se sigue con esa dinámica», señala quien dice que el número uno en el top de ventas de su librería en el 2020 es para Irene Vallejo con El infinito en un junco.

«Los niños es como si entrasen en una confitería...», suma Manso sobre lo que observa en la nueva librería para pequeños lectores que abrió en Burgos. Hay apetito lector. Queremos historias, «sobre todo novelas», apunta. Tras el cierre por el confinamiento de marzo, «la vuelta a las librerías ha sido espectacular», no duda. La relación entre librero y lector «es una relación de fidelidad que hace que las subidas y bajadas en las ventas no sean bruscas».

Es un «hecho» que «se han recuperado lectores y se han hecho lectores nuevos», dice Manso, como la vuelta de la gente al comercio de proximidad. El cliente habitual, si antes se llevaba un libro, hoy compra «dos o tres», señalan los libreros. ¿Ha cambiado el perfil del lector, y sus gustos? «Las mujeres son las que más leen y las que más compran. La novela es el summum, la que vende y te mantiene. Y hay una apuesta editorial por la calidad. Los libros son mejores ahora: se cuida el papel, la edición y el diseño como nunca», asegura Manso, que advierte que el papel vive un pico y recomienda a cualquier lector la novedad Llévame a casa, de Jesús Carrasco (empieza a agotarse en librerías... al menos en A Coruña).

LOS «TOP VENTAS» DEL 2020 EN GALICIA

1. «El enigma de la habitación 622»

Joël Dicker. Alfaguara

2. «El infinito en un junco»

Irene Vallejo. Siruela

3. «La madre de Frankenstein»

Amudena Grandes. Tusquets

4. «Las tinieblas y el alba»

ken Follet. Plaza & Janés

5. «Línea de fuego»

Arturo Pérez-Reverte. Alfaguara

En el puesto número 10 de los más vendidos en Galicia está, según datos de Cegal, Extra!, libro disco de Paco Nogueiras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando los libros nos salvaron del desconsuelo