El presidente del Parlamento de Baleares arranca la imagen de una sindicalista fusilada por el franquismo

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

El diputado del PSOE Omar Lamin, interviene en una sesión plenaria ante la mirada del presidente del Parlamento de Baleares, Gabriel Le Senne.
El diputado del PSOE Omar Lamin, interviene en una sesión plenaria ante la mirada del presidente del Parlamento de Baleares, Gabriel Le Senne. Isaac Buj | EUROPAPRESS

Gabriel Le Senne, de Vox, expulsó a dos integrantes del PSIB de la Mesa de la Cámara autonómica por mostrar imágenes de personas represaliadas mientras se debatía la derogación de la ley de memoria democrática

18 jun 2024 . Actualizado a las 21:34 h.

El presidente del Parlamento Balear, Gabriel Le Senne, ha expulsado de la sala de plenos a la vicepresidenta segunda de la Mesa, Mercedes Garrido, y la secretaria segunda del Parlamento, Pilar Costa, ambas del PSIB, durante el debate de toma en consideración de la proposición de ley de Vox para derogar la ley de memoria democrática. Así ha reaccionado Le Senne tras llamar al orden en reiteradas ocasiones a ambas diputadas socialistas, quienes durante el debate tenían sobre la mesa unas fotografías, entre ellas de la sindicalista y militante del Partido Comunista Aurora Picornell, fusilada durante el franquismo. También diputados del PSIB-PSOE y de MÉS per Mallorca han llenado su bancada, al inicio del debate, de varios retratos de víctimas

El Partido socialista ha denunciado estos hechos a través de redes sociales y ha pedido «su dimisión inmediata». Han afirmado que «Romper la imagen de Aurora Picornell, fusilada durante el franquismo, es una actitud violenta que atenta contra la libertad de expresión y la memoria democrática».

«Pido que retiren los retratos», ha expresado el presidente a Garrido y Costa, argumentando la necesidad de «preservar la neutralidad de la Mesa».

Garrido, seguidamente, ha contestado a Le Senne que las fotografías están ahí como «acto de justicia y reparación» y, con los representantes del PSIB aplaudiendo y puestos en pie, ha recriminado al presidente del Parlament que no puede tocar su ordenador, donde estaba la foto de Picornell. Le Senne retiró entonces la fotografía. Costa, por su parte, ha aguantado sentada unos segundos más, y tras el aviso reiterado de Le Senne, este le ha expulsado también de la sala.

«Me corresponde guardar el orden, la Mesa debe ser neutral», ha insistido el presidente de la Cámara balear, lamentando «profundamente esta situación» y censurando que dos personas «que deben dar ejemplo, no solo no lo han dado, sino que se han negado a obedecer».

El portavoz parlamentario del PSIB, Iago Negueruela, ha respondido a Le Senne tildando de «deleznable» su comportamiento de expulsar a las dos diputadas «por tener fotos de mujeres asesinadas».

En las intervenciones venideras, todos los grupos de la oposición han censurado la actitud de Le Senne. Y en su turno, el diputado socialista Omar Lamin se ha referido más concretamente a la «vergüenza» que representa «el PP» por no expresar «ni una palabra de apoyo a una diputada que ha sido víctima de una agresión de la mano de la máxima representación de esta Cámara».

«Vergüenza les debería dar. Es la consecuencia de poner a los fascistas a los mandos de una institución democrática de Baleares», ha recriminado a los populares.

El Parlamento balear toma en consideración la derogación de la ley de memoria democrática propuesta por Vox

El Parlamento balear ha tomado en consideración este martes la proposición de ley de Vox —con 33 votos a favor, 22 en contra y una abstención— para derogar la ley de memoria y reconocimiento democráticos de Baleares.

La misma contempla, además, la disolución de cuantas comisiones, organismos e instituciones de carácter público hayan sido creadas a raíz de la ley; la derogación de todas las normas de igual o inferior rango en lo que contradigan o se opongan a lo dispuesto, y la eliminación del apartado por el que se aprueba el texto refundido de la ley de subvenciones.

El diputado de Vox Sergio Rodríguez ha sido el encargado de defender la iniciativa, reprochando a los socialistas que «lo primero que deberían hacer, antes de realizar leyes de memoria, es pedir perdón por su parte de responsabilidad en el inicio de la Guerra Civil y en la represión posterior del bando republicano».

«Son el único partido heredero de aquel período y el único en esta Cámara que tiene las manos manchadas de sangre», ha sentenciado, achacando a los representantes del PSIB que, «antes de colocar cartelitos —en referencia a las fotos de personas asesinadas que han colocado en su bancada—, deberían empezar a pedir perdón».

Así, ha avisado que «detrás de todas esas muertes, y de las muertes de la otra parte, hay hechos dramáticos», y ha acusado al PSOE, de «imponer el silencio sobre unas víctimas». «Podrán intentar falsear la historia, pero no conseguirán volver a enfrentar a los españoles de forma violenta», ha concluido el parlamentario de Vox.

La siguiente en intervenir ha sido la diputada del PP Cristina Gil, quien ha defendido que, «aunque se derogue la ley balear, habría conformidad con los tratados e instrumentos internacionales, garantizando la legislación estatal».

Por ende, ha opinado, la derogación «no tiene mayores consecuencias». «Dicen que el PP aceptó la ley del 2018 (la balear), pero es que la ley estatal es posterior, de 2020, y ahora tenemos tres leyes —la estatal, la de Baleares y la ley de fosas—.

Esto, ha argumentado Gil, provoca «duplicidad en el concepto de víctima, en el reconocimiento y reparación, o en las oficinas de víctimas y portales webs sobre memoria», entre otros aspectos que ha enumerado.

«No engañen, el reconocimiento queda garantizado por este Gobierno autonómico, por la Constitución, por la ley estatal de memoria democrática y por la ley de fosas», ha finalizado.

Por parte del PSIB, el diputado Omar Lamin ha iniciado su intervención agradeciendo la presencia de distintos representantes de entidades memorialistas en el debate. Seguidamente, ha destacado la «importancia de la memoria» como un «acto de justicia y responsabilidad».

«Los únicos que tienen las manos manchadas son los de Vox, que no desaprovechan ninguna oportunidad de derrochar la democracia y libertad de esta tierra«, ha lamentado el socialista, quien ha censurado que «los ultras de Vox vengan a hacer una revisión negacionista y edulcorada de la historia«.

Si siguen en «esta deriva ultra», ha continuado Lamin, el PSIB estará «delante defendiendo los derechos humanos en mayúsculas, no como el PP», ha avisado. «Hoy [por el martes] el PP traiciona a las víctimas y abre la puerta a los totalitarismos; la peor cara de la derechita cobarde», ha finalizado Lamin, sentenciando que los populares »se han dejado comprar« por Vox.

La diputada de MÉS per Mallorca ha cuestionado el comportamiento de Le Senne y, ante la aprobación de la propuesta de Vox, ha sentenciado que, «por justicia y memoria a las personas asesinadas, por estima a este país y su futuro», su grupo «nunca estará de acuerdo con la derogación».

«Siempre estaremos en el lado correcto de la historia», ha reivindicado la diputada, quien ha dedicado su turno de réplica a leer en voz alta algunos nombres de personas asesinadas. Toda la bancada de la izquierda se ha puesto en pie al finalizar su intervención.

En la misma línea se ha expresado la parlamentaria de Més per Menorca, Joana Gomila, quien ha lamentado, además, que «Vox dicta y el PP ejecuta».