JxCat asegura que Puigdemont asistirá a la investidura aunque haya riesgo de detención

La Voz REDACCIÓN

ESPAÑA

El portavoz de Junts, Josep Rius, en una rueda de prensa.
El portavoz de Junts, Josep Rius, en una rueda de prensa. EUROPA PRESS

Los posconvergentes aseguran que no están en el «escenario» en que ERC haga presidente al candidato socialista, Salvador Illa

12 jun 2024 . Actualizado a las 12:06 h.

El portavoz de JxCat, Josep Rius, ha asegurado que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont asistirá al debate de investidura en el Parlament aunque haya riesgo de detención: «Su compromiso de estar en el debate de investidura y venir sea cual sea la circunstancia es firme».

En declaraciones a La 2 y Ràdio 4, Rius ha indicado que, si algún juez «quiere ir en contra de la reparación» del error que supuso la judicialización de la política «es que el Estado tiene un problema».

Ayer, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena comunicó a la Policía que la orden nacional de detención contra Puigdemont sigue activa pese a la entrada en vigor de la ley de amnistía, y pidió opinión a la Fiscalía sobre si le afecta la norma o si la malversación que se le imputa queda fuera del perdón.

Rius ha reiterado que Junts trabajará para que haya «un Gobierno en Cataluña» encabezado por Puigdemont y JxCat como «primer partido independentista en el Parlamento catalán», y ha apuntado que no están en el «escenario» en que ERC haga presidente al candidato socialista, Salvador Illa.

Por otro lado, la presidenta de JxCat, Laura Borràs, ha recordado que son los grupos parlamentarios los que «tienen que decidir» a quién dan apoyo de cara a una investidura, y ha apostado por construir «un marco de unidad independentista» como el alcanzado en la Mesa del Parlament para hacer presidente de la cámara a Josep Rull.

En declaraciones a SER Catalunya, Borràs ha afirmado que el hecho de que Rull sea presidente del Parlament «es uno de los ejemplos más palpables de resarcimiento, de justicia política» que ha habido en Cataluña, porque supone que «un preso político» lidere la cámara catalana.