El parricida de Ribera de Arriba se encuentra ingresado en la unidad de psiquiatría del HUCA

Jose Coto REDACCIÓN

ESPAÑA

El hombre, de 46 años, fue detenido anoche por decapitar presuntamente a su padre de 71 años y llevar la cabeza hasta la rotonda cercana a Soto del Rey

09 abr 2024 . Actualizado a las 21:59 h.

Trágico suceso el vivido en la noche del pasado lunes en Asturias. Un hombre decapitó a su padre y lanzó la cabeza a una rotonda en el concejo de Ribera de Arriba. Según ha confirmado la Guardia Civil, el arrestado, que tiene 46 años, también atacó a varias personas con un hacha. El detenido ha pasado la noche en la unidad de psiquiatría del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde permanecerá por el momento. Es previsible que el arrestado pase bajo la atención psiquiátrica especializada del HUCA «algún día más», han apuntado a EFE las fuentes consultadas.

El instituto armado ha informado de que, en torno a las 22.00 horas del lunes, varias llamadas alertaron de que los automovilistas estaban siendo atacados en el punto kilométrico 35,5 de la N-630, a su paso por Soto de Ribera, por un individuo «exaltado» que portaba un hacha en sus manos. Varias patrullas de Seguridad Ciudadana de la Guardia Civil se trasladaron al lugar de los hechos para lozalizarlo y detenerle. El hombre carece de antecedentes policiales y se están haciendo las gestiones necesarias para averiguar si cuenta con algún tipo de historial psiquiátrico.

Fuentes de la Guardia Civil han apuntado que el detenido tiene 46 años y que ha sido arrestado por presuntamente matar y decapitar a su padre de 71 años. Según recoge TPA, el suceso habría tenido lugar cerca del domicilio familiar, que se encuentra en la aldea de El Picón, muy cerca de la rotonda de la carretera N-630 donde se produjo la detención, y hasta donde el presunto parricida llevó la cabeza de su progenitor.

Los vídeos y los audios de ciudadanos que habían sido atacados en el lugar del suceso corrieron como la pólvora por los grupos de wasap. En ellos, varias personas alertaban de que habían sido sido asaltadas por un hombre ensangrentado que portaba un hacha y advertían a los destinatarios de sus mensajes de que no se acercasen por la zona.  En uno de los vídeos puede verse lo que parece ser la cabeza de la víctima mortal arrojada a una rotonda. Algunos testigos confirman en sus audios que vieron la cabeza decapitada. Los hechos se produjeron a menos de diez kilómetros de Oviedo, a la altura del kilómetro 35,500 de la carretera N-630 a su paso por Soto de Ribera, donde hay un puesto de la Guardia Civil, lo que favoreció la rápida intervención del instituto armado.

El pánico de los conductores que se cruzaron con el parricida

«No vengáis por Soto de Ribera. Hay un chiflado sin camiseta sangrando que se está tirando encima de los coches». De esta forma alertaban los integrantes de uno de los vehículos que anoche se cruzaron con el parricida de Ribera de Arriba: «Hay una cabeza en mitad de la rotonda, la acabamos de ver». Los conductores que se encontraron con el presunto parricida ya entrada la oscuridad de la noche relataban con pánico lo que acababan de presenciar a través de unos audios que comenzaron a circular como la pólvora. «El zumbado este mató a alguien. Hay una cabeza de un paisano mayor en mitad de la rotonda. Le rompió la cabeza y estaba delante del coche», se escucha con una voz exaltada.

 La Guardia Civil ha detenido este lunes a un hombre de 46 años por presuntamente matar y decapitar a su padre en el concejo asturiano de Ribera de Arriba
La Guardia Civil ha detenido este lunes a un hombre de 46 años por presuntamente matar y decapitar a su padre en el concejo asturiano de Ribera de Arriba J.L.Cereijido | EFE

«Ya está la Guardia Civil y nos dijeron que nos fuéramos. Ni se os ocurra pasar por la rotonda», repetía el testigo, quien en un segundo audio vuelve a contar la asombrosa situación que acababa de presenciar: «Había un loco desnudo. Saltó encima del coche que llevábamos detrás porque pitó, pero se tiró de cabeza. Más adelante paramos y vimos cómo seguía tirándose a los coches, uno detrás de otro, hasta que pararon cuatro o cinco y ya vino la Guardia Civil».

«Según llegamos, había media cabeza apoyada al lado del quitamiedos. Era un corte limpio por donde la boca y estaba tirada en el suelo. Era totalmente reconocible quien era. Se veía bien, no estaba tapado ni nada», cuenta el testigo del trágico suceso, quien alertaba a otros usuarios para que no pasaron por la zona, por su seguridad. Además de los audios, también circula un vídeo en el que se puede apreciar lo que parece la cabeza de la víctima.

«Se estaba riendo y me tiró la cabeza al maletero»

Arancha Lombán fue una de las primeras personas que presenció el estremecedor suceso. «Se puso delante de mí. Estaba riéndose o medio riéndose; y me tiró la cabeza al maletero», cuenta la vecina en los micrófonos de TPA: «Venía de trabajar a las diez y pico de la noche. En la glorieta me encontré a una persona desnuda y cuando me acerqué vi que tenía el torso ensangrentado y una cabeza en la mano».

Lombán cuenta en la televisión pública que «no daba crédito a lo que estaba pasando». Esta vecina fue testigo de cómo el parricida asturiano, de 46 años, portaba en la mano la cabeza de su padre, de 71, después de haberlo de decapitado. «Dije: no puede ser, no puede ser. No daba crédito a lo que estaba pasando. Ya cuando vi el capó lleno de sangre ya me di cuenta de lo que sucedía», recuerda la vecina, quien asegura que «el miedo que tenía era que se metiera dentro del coche».

«No es normal que una persona que no daba problemas de repente haga algo así»

Como pudo, añade, salió de la glorieta y aparcó su vehículo a un lado de la carretera para llamar a emergencias: «Él siguió por ahí y había gente a la que estaba amenazando y tirándose encima de los coches». Una escena reciente la de anoche que todavía le viene a la mente: «Estoy más o menos bien, pero de vez en cuando me viene alguna imagen de la cabeza».

Mónica Lombardo es otra de las vecinas de Ribera de Arriba que explica a TPA cómo está afrontando el sobrecogedor asesinato: «Es como quedarse frío, no ye pa' otra cosa». Cuenta que el presunto asesino estaba buscando una casa en el pueblo, según otra vecina que está vendiendo su vivienda: «Si nos lo llega a llevar para el pueblo nos morimos». Además, Miriam González, otra residente de la zona, relata que lo que siente es «terror». «No es normal que una persona que no daba problemas de repente haga algo así», lamenta.