Junts afirma que votará no a la ley de amnistía si el PSOE se niega a modificarla

Paula de las Heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Los diputados de Junts Miriam Nogueras y Josep María Cruset
Los diputados de Junts Miriam Nogueras y Josep María Cruset FERNANDO VILLAR | EFE

El partido independentista presiona a Pedro Sánchez para intentar que ni el terrorismo ni los delitos de traición queden fuera de la polémica norma impulsada por el Gobierno

30 ene 2024 . Actualizado a las 12:15 h.

Las últimas decisiones judiciales han acrecentado el temor de Junts a que Carles Puigdemont pueda quedar fuera de la amnistía y a última hora del lunes seguía intentando arrancar al PSOE su apoyo a enmiendas que garanticen su blindaje total, con una bala en la recámara. De esta forma, si no logran su objetivo, los independentistas votarán este martes en contra de la polémica ley en el pleno del Congreso que comienza a las 15.00 horas. Conforme al Reglamento de la Cámara, si el texto no logra la mayoría absoluta, volverá a la comisión de Justicia, que dispondría de un mes para enmendarlo.

En un comunicado tras reunir esta mañana a su ejecutiva para decidir si tumbaba o no la ley de amnistía que le ofrece Pedro Sánchez avisó que «no podrá votar a favor de la ley de amnistía» si no da garantías a los investigados por terrorismo y alta traición en los casos de Tsunami y Volhov. 

«Junts siempre ha defendido que la ley de amnistía debe incluir a todos y ha de ser de aplicación inmediata. La propuesta de amnistía que se vota hoy no garantiza estos dos objetivos, sobre todo vista la deriva de diversos estamentos judiciales para boicotear la ley y dejar a muchos independentistas fuera», alerta. Sigue habiendo negociaciones, añade el comunicado, y JxCat negociará «hasta el último minuto para introducir cambios para alcanzar estos objetivos», pero si estas modificaciones «no se aceptan, Junts no podrá votar a favor de la ley», advierte.

El exsecretario general de Junts y expresidente de la ANC Jordi Sànchez acusa al magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón y al titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, de «reivindicarse como actores políticos de primera línea», en una entrevista en Ser Cataluña.

Los socialistas llevan días diciendo que están «cómodos» con el redactado de la controvertida norma tal y como está ahora. El pasado martes, tras modificar el artículo que excluía los delitos de terrorismo con sentencia firme de la norma y aceptar que quedaran fuera solo aquellos en los que hubiera una «intención directa» de causar muerte o torturas, llegaron a darla por «cerrada». Pero después de que el juez Manuel García Castellón advirtiera de que, probablemente, tampoco así Puigdemont podría beneficiarse de la amnistía, evitaron cerrar la puerta a más cambios. La nueva portavoz de su ejecutiva, Esther Peña, fue clara. «Los partidos siguen hablando y hasta la votación [hoy por la tarde] hay tiempo».

Hasta el momento, Junts y ERC han conseguido, no sin esfuerzo, que el PSOE acepte ir modulando la norma para tratar de taponar posibles vías de agua al compás de los movimientos judiciales. En esta fase de la tramitación es, no obstante, más complicado hacerlo. Lo único que está en mano este martes de los socialistas es apoyar las enmiendas que rechazaron tanto en el debate de la ponencia como en la comisión porque el Reglamento impide debatir las transaccionales si no hay unanimidad. Y el PP y Vox jamás aceptarían.

Filtro europeo

La enmienda todavía viva que en estos momentos persiguen los de Puigdemont con más ahínco propone sacar del apartado de delitos excluidos de la amnistía el terrorismo y los de «traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional»; es decir, los que podrían derivarse de la trama rusa y cuya investigación ha decidido prorrogar por otros seis meses el titular el Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre. Ambas modificaciones harían muy difícil, según sostenían hasta hace poco en el Gobierno, que la ley de amnistía pasara el filtro del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, pero tampoco sería la primera vez que el PSOE da un volantazo.

De momento, lo que sí hicieron el lunes fue elevar el tono en privado contra la actuación de los jueces . «Cada vez que el Legislativo mueve ficha, un juez mueve ficha. Las decisiones -apuntaron fuentes de la dirección- tienen un objetivo muy claro». Las críticas apuntan de manera expresa a García Castellón, que desde noviembre mantiene investigados por terrorismo a Puigdemont y la secretaria general de ERC, Marta Rovira, pero también recelan de la evolución del caso Voloh, las supuestas maniobras diplomáticas orquestadas por el entorno del expresidente de la Generalitat para lograr el apoyo de Rusia a la secesión.

Peña evitó cargar expresamente contra los magistrados, durante su comparecencia en Ferraz. Sin embargo, sí rechazó de forma tajante, como el pasado miércoles hizo el ministro de la Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes, Félix Bolaños, que las actuaciones de los CDR o Tsunami Democràtic encajen en los parámetros que se investigan. «Nadie que no quiera utilizar el terrorismo para ganar ventaja política puede decir algo así sobre lo que ocurrió en Cataluña en el 2017», llegó a argumentar en una crítica dirigida al PP, pero con claras derivadas.