Un magrebí mata a un sacristán y hiere a un cura en un ataque yihadista en dos iglesias de Algeciras

ESPAÑA

Europa Press

El atacante, que está detenido, entró con un machete en los templos y apuñaló a los dos religiosos al grito de «Alá es grande». La Audiencia Nacional ha abierto una investigación por un presunto ataque terrorista de un «lobo solitario». Tres transeúntes resultaron heridos con diferentes cortes al tratar de detener al agresor

26 ene 2023 . Actualizado a las 10:37 h.

Un muerto y cuatro heridos es el balance de un ataque yihadista ocurrido esta tarde en dos iglesias de Algeciras (Cádiz)Fuentes de la Policía Nacional informan de que hay un magrebí detenido por realizar varios ataques en la iglesia de La Palma y en la capilla de San Isidro. El arrestado —un marroquí de 25 años— irrumpió en los templos con un machete. Estaba en España en situación irregular, pendiente de expulsión, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista a Europa Press.

La víctima mortal, Diego Valencia, era sacristán de la iglesia de La Palma, mientras que uno de los cuatro heridos es el sacerdote Antonio Rodríguez, párroco de la capilla de San Isidro. Este último ha recibido una puñalada en el cuello y se encuentra en estado grave en el hospital.

Según testigos presenciales del suceso, el hombre entró con un machete gritando «Alá Aqbar» («Alá es grande») en la iglesia de La Palma, el segundo de los atentados cronológicamente, cuando estaba finalizando la eucaristía sobre las 19.30 horas. El agresor, vestido con un chándal y capucha, recorrió el templo tirando al suelo cruces y velas, incluso subiendo al altar mayor.

El sacristán lo invitó a abandonar la iglesia, pero él lo amenazó, al igual que a dos mujeres, por lo que el sacristán le instó de nuevo a que se marchase, momento en el que el magrebí comenzó a perseguirle. Cuando le dio alcance en la Plaza Alta de Algeciras y, tras caer al suelo, el agresor le golpeó con el machete en la cabeza hasta matarle.

El cadáver del sacristán fallecido bajo una manta térmica en la Plaza Alta de Algeciras.
El cadáver del sacristán fallecido bajo una manta térmica en la Plaza Alta de Algeciras. A. Carrasco Ragel | Efe

Aunque el servicio de Emergencias 112 Andalucía ha recibido numerosos avisos de particulares sobre el suceso, los sanitarios no han podido hacer nada para salvar la vida a la víctima y ha sido la Policía Local la que ha confirmado el fallecimiento. Tras el asesinato del sacristán tres transeúntes resultaron heridos con diferentes cortes al tratar de detenerle. Finalmente fue la Policía local de Algeciras la que logró reducir al individuo, informa Colpisa.

Solo minutos antes del asesinato de Diego Valencia, este mismo hombre había dejado malherido con un corte en el cuello al párroco de la cercana capilla de San Isidro, distante apenas a tres minutos a pie de la iglesia de La Palma. Allí, sobre las 19.00 horas, también irrumpió dando golpes a las imágenes sagradas con el machete de grandes dimensiones y se enfrentó al párroco, un salesiano jubilado, cuando este intentó echarle del templo. Al final, acabó apuñalándole en el cuello. El sacerdote se encuentra estable, según han confirmado a Europa Press fuentes policiales.

Diego el de las flores

El sacristán Diego Valencia no solo era conocido por su relación con la iglesia, sino también por haber regentado durante años una floristería que se encontraba en la calle Tarifa, de ahí que en la ciudad se le conociera con el apodo de Diego el de las flores.

La Audiencia Nacional ha abierto una investigación sobre este suceso por presunto ataque terrorista de un «lobo solitario», según han informado fuentes jurídicas. La investigación ha recaído en el Juzgado Central de Instrucción Número 6, que es el que está hoy de guardia. Por su parte, la Fiscalía confirmó que se trata de un ataque «presuntamente terrorista», recoge Efe.

El de este miércoles sería el primer atentado yihadista cometido en España desde el atropello en Roldán, pedanía de Torre Pacheco (Murcia) en septiembre del 2021. Entonces, un hombre de 27 años embistió con su coche una terraza, dejando un muerto. El terrorista, que murió en el atentado, dejó varias cartas explicando la motivación yihadista de su actuación.

Nono Rico | Europa Press

La Conferencia Episcopal expresa su pésame

El secretario general de la Conferencia Episcopal y Obispo auxiliar de Toledo, Francisco García Magán, ha expresado su pésame y «dolor» por el fallecimiento del sacristán. «Con dolor he recibido la noticia de los acontecimientos en Algeciras. En estos momentos tristes de sufrimiento nos unimos al dolor de la familia de las víctimas y de la diócesis gaditana y pedimos al Dios de la vida y de la paz, por la pronta recuperación de los heridos», ha escrito García Magán.

Reacciones de los líderes políticos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha trasladado sus condolencias a los familiares del fallecido a través de la red social Twitter: «Quiero trasladar mis más sinceras condolencias a los familiares del sacristán fallecido en el terrible ataque de Algeciras. Deseo una pronta recuperación a los heridos». El jefe del Ejecutivo añade: «Todo nuestro apoyo al trabajo que están llevando a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado».

El líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, ha expresado su consternación «por los ataques» y ha trasladado su pésame «a la familia del sacristán fallecido, así como sus deseos »de pronta recuperación a los heridos».

El presidente de Andalucía, Juanma Moreno, ha calificado el asalto de «terrible y desgarrador» y lo ha condenado, al tiempo que ha pedido «prudencia», ya que se están investigando los hechos. «La intolerancia nunca tendrá cabida en nuestra sociedad», ha zanjado.

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha expresado su más sentido pésame a familiares y allegados de la víctima y ha añadido: «Unos les abren las puertas, otros los financian y el pueblo los sufre. No podemos tolerar que el islamismo avance en nuestro suelo».

En la misma línea, el secretario general de Vox, Ignacio Garriga, ha considerado que «el Islamismo amenaza nuestra civilización y campa a sus anchas en nuestras calles» y recuerda que, si bien «hoy se cobra la vida de un sacristán», hace unos años «lo hizo de mujeres y niños en Barcelona y Tarragona». «Hay que combatirlos», ha agregado el dirigente de Vox.

La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha sostenido que «un fanático indeseable ha matado a un sacristán y herido a varias personas más en iglesias de Algeciras» y que «la barbarie» ha actuado «contra una sociedad libre».

Un día de luto oficial en Algeciras

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha trasladado este miércoles el pesar, tanto a título personal como en nombre y representación de la Corporación municipal, por la muerte de Diego Valencia. Por ello, el regidor ha decretado un día de luto oficial mañana en la ciudad, jornada en la que las banderas ondearán a media asta en los edificios municipales, al tiempo que ha convocado una concentración de repulsa a 12.00 horas de este jueves a las puertas del templo mayor de la ciudad, según ha trasladado el Consistorio algecireño en un comunicado.

La Comisión Islámica espera que «no perturbe la paz»

La Comisión Islámica de España (CIE) ha expresado su «más sentido pésame» a los familiares de la víctima mortal y espera que este ataque «no perturbe la paz social» en el municipio. «La CIE expresa su más sentido pésame y apoyo a las víctimas del atentado a las dos iglesias de Algeciras, el creyente debe sentir, en un lugar de culto, que está en un oasis de paz que no debe ser perturbado bajo ningún concepto», ha manifestado a Europa Press el secretario de la Comisión Islámica de España, Mohamed Ajana. Además, la CIE confía en que «el agresor sea puesto ante la Justicia» y espera que este ataque «no perturbe la paz social en el municipio de Algeciras».

Detenido el atacante magrebí que ha sembrado el pánico en varias iglesias de Algeciras

Kanjaa estaba pendiente de expulsión y bajo el radar de la policía pero no por radical

Melchor Saiz-Pardo / J. A. Lomo

«¿Un desequilibrado yihadista o un yihadista desequilabrado?». Es la pregunta que tratan de aclarar los servicios antiterroristas, que por el momento solo tienen una certeza: Yassine Kanjaa, actuó totalmente solo. El marroquí que la noche del miércoles mató a un sacristán e hirió de gravedad a un párroco en Algeciras, ya tenía antecedentes psiquiátricos en Tánger y estaba pendiente de ser expulsado desde que el 16 de junio del 2022 la Policía Nacional le identificó por primera en las calles de la misma localidad gaditana en la que atentó.

Kanjaa, nacido el 6 de octubre de 1997, había llegado a España pocos días antes de ser identificado y no tenía permiso de residencia. Se le abrió un expediente de expulsión, según consta en su ficha policial, pero nunca se ejecutó la deportación. Es más, los documentos policiales recogen que ni siquiera llegó a pisar un centro de internamiento de extranjeros (CIE), paso previo a la expulsión. Según explican fuentes de la investigación, la lentitud de los trámites diplomáticos para documentar su identidad hicieron que todavía no fuera ni candidato a la deportación.

Seguir leyendo