El Parlamento catalán tarda cinco meses en crear una comisión de investigación sobre Pegasus

CRISTIAN REINO BARCELONA / COLPISA

ESPAÑA

Meritxell Serret es consejera de Acción Exterior de la Generalitat
Meritxell Serret es consejera de Acción Exterior de la Generalitat Andreu Dalmau | Efe

Junts pedirá la comparecencia de miembros del Gobierno central ante el «caso de espionaje masivo más grave que ha habido en la historia de Europa en el siglo XXI»

21 sep 2022 . Actualizado a las 17:24 h.

El independentismo catalán ha tardado cinco meses en constituir la comisión de investigación parlamentaria sobre el polémico caso Pegasus. El pasado 18 de abril, un artículo en The New Yorker —a partir de un informe del organismo Citizen Lab, de la Universidad de Toronto— destapó que más de 60 independentistas catalanes, entre ellos el actual presidente de la Generalitat, habían sido espiados a través del software israelí Pegasus. Para el independentismo fue un caso de la máxima gravedad y ERC incluso amenazó con romper con el Gobierno si no daba los pasos exigidos para esclarecer los hechos y se comprometía a que no se repitiera.

A pesar de la urgencia, el Parlamento catalán ha necesitado cinco meses para crear esta comisión. Diferencias entre ERC y Junts, sobre todo, retrasaron su constitución. Esta investigación parlamentaria en la Cámara catalana surgió como reacción del soberanismo a la negativa del PSOE a crear una en el Congreso. Tendrá un año de vigencia y se marca como objetivo «conocer los detalles de las intromisiones por parte del Estado a través del CNI u otros organismos públicos», así como determinar los mandos que tomaron las decisiones y su motivación. PP y Ciudadanos no participaron en la sesión constitutiva.

La comisión podrá llevar a cabo las acciones legislativas y judiciales pertinentes a la vista de las conclusiones, y exigir, en caso de que se deriven, las responsabilidades políticas, penales o civiles pertinentes, según advierten en ERC. La comisión estará presidida por la republicana Meritxell Serret. La diputada de Esquerra, que será juzgada en el Supremo tras estar tres años huida en Bruselas, consta como víctima de Pegasus. «Somos víctimas de un espionaje masivo. El Estado ha vulnerado nuestros derechos y queremos responsables», dijo.

Tras destaparse el caso, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) admitió en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso de los Diputados que había espiado a personas vinculadas al independentismo —entre ellas el presidente catalán Pere Aragonès— y defendió que lo hizo de forma legal. El Gobierno acabó destituyendo a la directora del CNI.

En Junts han avanzado que reclamarán la comparecencia de miembros del Gobierno central, ante el «caso de espionaje masivo más grave que ha habido en la historia de Europa en el siglo XXI».