El PP acude al rescate del Gobierno con la Ley de Seguridad Nacional

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

Marta Fernández Jara | EUROPAPRESS

Los populares alegan «sentido del Estado» para sortear los vetos de ERC

12 may 2022 . Actualizado a las 20:20 h.

El PP salió al rescate del Gobierno con la Ley de Seguridad Nacional. El principal partido en la oposición permitió al Ejecutivo sortear las enmiendas a la totalidad registradas por ERC, uno de sus principales aliados parlamentarios, y de Junts. Estos vetos propuestos por los independentistas catalanes contaron con el apoyo de otras formaciones como Bildu y el PNV, dos fuerzas que también acostumbran a posicionarse con el Gobierno en esta legislatura. De este modo, la llave de la mayoría volvió a quedar en manos de los populares, que apostaron por salvar al Ejecutivo.

«Somos un partido de Estado y actuaremos siempre como un partido de Estado», razonó su secretaria general, Cuca Gamarra, evitando así que el texto fuese devuelto por la Cámara Baja al Consejo de Ministros. Aunque con el anuncio del PP los votos del partido de Abascal se convirtieron en irrelevantes, Vox también decidió rechazar las enmiendas a la totalidad registradas por los secesionistas catalanes.

La reforma de la Ley de Seguridad Nacional fue impulsada desde el Gobierno hace tres meses y no guarda relación con la crisis sobre el espionaje con Pegasus y que desencadenó la destitución de la directora del CNI, Paz Esteban. El texto sometido a votación este jueves en el Pleno del Congreso consiste, según Félix Bolaños, el encargado de defenderlo por parte del Gobierno, en «una modificación puntual y específica» de la ley aprobada por Rajoy en el 2015, y que por tanto «no afecta al contenido esencial» de la que se encuentra en vigor, sostienen desde la Moncloa. De este modo, su único objetivo es «conocer con exactitud y en cada momento los medios públicos y privados» de primera necesidad y de carácter estratégico de los que dispone el país «para superar los problemas que puedan surgir en los ámbitos de especial interés para la seguridad nacional». Es decir, para evitar posibles descoordinaciones entre distintas Administraciones públicas y falta de información como la que atravesó el país fundamentalmente durante los primeros compases de la pandemia.