El PP considera cumplido el objetivo de su congreso: la unidad del partido

Francisco Balado Fontenla
Fran balado MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Alberto Núñez Feijoo presidiendo ayer el Comité de Dirección del PP en Génova.
Alberto Núñez Feijoo presidiendo ayer el Comité de Dirección del PP en Génova. DAVID MUDARRA

Génova afirma que el congreso de Madrid se convocará «muy rápido»

05 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Todavía sin tiempo para instalarse en el despacho de la séptima planta de Génova, Alberto Núñez Feijoo presidió ayer su primer comité de dirección en la sede nacional del PP. Es decir, su primera reunión con lo que se conoce como la cúpula del partido. El gallego se sentó en la cabecera de la mesa. La silla a su derecha la ocupó la secretaria general, Cuca Gamarra, y la de su izquierda Elías Bendodo, coordinador general, y siguiente en el escalafón interno. Continuando con este orden interno, el gallego Miguel Tellado, nuevo vicesecretario de organización. Y así, hasta la decena de dirigentes que conforman este órgano que se reúne los lunes para diseñar las estrategias políticas.

También es habitual la rueda de prensa posterior al cónclave, que ayer corrió a cargo de Gamarra. Precisamente su desempeño con los medios en el último mes, desde que quedó convocado el congreso, acabó siendo decisivo para que al final fuese ella la designada para convertirse en la número dos, aunque tampoco se deban perder de vista otros factores, como el enquistamiento de la guerra en Ucrania y el consecuente aumento de peso de la política internacional, que acabó inclinando la balanza para designar a Esteban González Pons vicesecretario de institucional, en donde sus conexiones en Bruselas serán esenciales.

En la dirección del PP están convencidos de que el congreso celebrado este fin de semana fue un éxito y que sirvió, además de para proclamar oficialmente a Feijoo como presidente, para concienciar a los suyos de que para llegar a La Moncloa todos deben remar en la misma dirección. También a los expresidentes del partido. De ahí que en el entorno del todavía jefe de la Xunta agradase especialmente el mensaje trasladado por José María Aznar, un líder con el que nunca tuvo la gran sintonía que mantiene con Rajoy, pero que resultó muy claro: ahora hay un nuevo líder, y todos con ese líder, porque en caso contrario, corremos serio riesgo de desaparecer.

El nuevo equipo también valoró el respaldo verbalizado por Casado en su intervención, aunque echaron de menos algo de autocrítica. El ya exdirigente popular acudió ayer al Congreso para renunciar al acta de diputado.

La vida interna no será noticia

Gamarra pronosticó ayer que «la vida interna del partido» dejará de ser «noticia». Ayuso podrá ser proclamada en breve presidenta del PP de Madrid, su gran petición negada por Casado. El primer gran encargo de Feijoo a Bendodo y Tellado fue la elaboración de un informe de los congresos pendientes, como el de Madrid, para afrontar las municipales de la primavera del 2023 con garantías. «Los vamos a celebrar de una manera muy, muy rápida», detalló Gamarra.

Feijoo y Ayuso reman en la misma dirección, porque saben que solo así les irá bien a ambos. Pese a que al principio no conectaron demasiado, la pandemia lo cambió todo. Feijoo ya elogió en público la actuación de la presidenta madrileña. Y esta nunca olvidará el envío de respiradores desde Santiago a Madrid autorizado por el líder de la Xunta cuando la capital española atravesaba sus peores momentos, el verdadero punto de inflexión.

Por otro lado, Gamarra abundó en alguno de los mensajes dejados por Feijoo en este congreso. «Nuestra predisposición es la del trabajo al máximo que podamos darle a España. Es urgente que saquemos a este país de donde está, es urgente la alternativa que ya está aquí, porque España la quiere y la necesita», dijo.

Podemos dice que el nuevo PP es la misma formación «de siempre» 

Podemos ha reprochado al nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, que su primera propuesta consista en intentar sacarles del Gobierno, lo que evidencia que son la garantía de políticas en beneficio de la mayoría social, y confía que el PSOE sea «leal» al acuerdo de coalición, manteniendo posiciones nítidamente de izquierda.

En rueda de prensa ayer, el coportavoz estatal de la formación, Pablo Fernández, valoró el reciente congreso popular para acusar a su nuevo presidente de ejemplificar el «mismo PP de siempre», caracterizado por los «recortes y la corrupción además de ser, en su opinión, «indistinguible» ya de Vox al «bendecir» el acuerdo con el partido de Santiago Abascal en Castilla y León. «Feijoo es a la moderación lo que (Vladimir Putin) al pacifismo», manifestó el dirigente de la formación morada para censurar que, con ese pacto, dé «cobijo» al «machismo», «racismo» y a la «xenofobia» en las instituciones públicas.

Ferraz ofrece los mismos términos que a la anterior directiva para renovar el CGPJ 

El PSOE señaló ayer que la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está en manos del nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijoo, y recordó que estaba «todo el camino hecho», en referencia a la negociación que estuvo cerca de cristalizar el pasado otoño, aunque finalmente no se alcanzó un acuerdo con la anterior directiva popular.

De este modo indicaron que está en manos del gallego decidir si le sirve la negociación que se hizo en ese momento, cuando estaba Casado al frente del partido. Desde Ferraz se han pronunciado en estos términos, antes de la reunión que mantendrá este jueves el presidente del Gobierno con Feijoo. Por otro lado, las mismas fuentes socialistas pusieron en duda el carácter moderado y proclive a acuerdos de Feijoo que, tal y como avanzó durante el congreso del PP celebrado en Sevilla, tratará de explorar. «Esta por ver» que sea así, señaló Sicilia.

Feijoo y Sánchez, en una reunión conjunta en enero del 2021 en la que debatieron las medidas necesarias para hacer frente al coronavirus

Unidas Podemos y Vox quieren marcar la cita en La Moncloa

R. Gorriarán

El encuentro del jueves entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijoo ha encendido las alarmas en Unidas Podemos y Vox. Ambas formaciones tienen unas expectativas más altas sobre la reunión que sus protagonistas, que aguardan con una mezcla de escepticismo y curiosidad el resultado de la primera conversación entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición.

«Vamos a escuchar» pero «sin sumisión ni entreguismo», avisó la nueva secretaria general de los populares, Cuca Gamarra. «Tenemos pocas esperanzas», rebajó el portavoz de la dirección socialista, Felipe Sicilia.

Unidas Podemos y Vox temen que un acercamiento entre PSOE y PP devalúe el papel de socio de Gobierno en el primer caso y de aliado natural en el segundo. Es la conclusión que extraen de los mensajes cruzados de abrir una nueva etapa en las relaciones entre los dos grandes partidos tras el relevo de Pablo Casado. Estas sospechas llevaron ayer a los morados y a los de Abascal a marcar con avisos el terreno para la cita del jueves en La Moncloa.

Seguir leyendo