Feijoo apurará los plazos para anunciar el nuevo equipo y la estructura del PP

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

Alberto Núñez Feijoo en un acto el pasado jueves en el País Vasco.
Alberto Núñez Feijoo en un acto el pasado jueves en el País Vasco. H. Bilbao | Europa Press

Esteban González Pons se perfila como hombre clave de la nueva dirección. La posibilidad de que el todavía presidente gallego entre en el Senado gana enteros

27 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

A menos de una semana para el inicio del congreso extraordinario del PP en Sevilla, donde Alberto Núñez Feijoo se convertirá en presidente del partido, solo un reducidísimo grupo de personas maneja información sobre el nuevo equipo que diseñará el líder gallego para intentar que los populares recuperen cuanto antes el Gobierno. Todas las fuentes coinciden en que Feijoo apurará los tiempos, y oficializará los nombres en el arranque del congreso, es decir, no mucho antes del 1 de abril. Es muy probable que las personas llamadas a ocupar puestos dentro del nuevo organigrama aún lo desconozcan.

Lo único que parece claro es que Esteban González Pons ocupará un cargo de relevancia. El eurodiputado valenciano estaba llamado a llevar la secretaría general del PP en el 2018 si Feijoo hubiese dado el paso para suceder a Rajoy.

Incluso el mismo día que el de Os Peares anunció su decisión de quedarse en Galicia, fuentes próximas al eurodiputado valenciano recuerdan que este se encontraba ya en el aeropuerto de Barajas, a punto de coger un vuelo a Santiago para apuntalar la candidatura de Feijoo, cuando recibió una llamada para que rompiera el billete.

Esteban González Pons fue también la persona designada por Feijoo hace unas semanas para que se pusiera al frente del comité organizador del congreso, convirtiéndose en una de las caras con más visibilidad dentro del partido en esta etapa de transición. La confianza del gallego en el valenciano es absoluta, algo fundamental para ocupar la secretaría general, y fuentes de dentro del partido apuntan a que Pons lleva un par de semanas recabando información con miembros de la directiva saliente sobre cómo se encuentran los territorios para detectar y solucionar posibles problemas. Es decir, una especie de traspaso de poderes que todo invita a pensar que será él quien se convierta en la mano derecha de Feijoo.

Serpa para Feijoo

Pons afirma que está muy a gusto con su trabajo como europarlamentario en Bruselas, y que su intención es continuar allí en ese papel. También se debe tener en cuenta que la guerra de Ucrania pone aún más el foco en la UE, donde Pons es una persona respetada, por lo que puede ser el mejor serpa para Feijoo, que aún no cuenta con cartel europeo.

Además, la portavocía del grupo popular en el Europarlamento le daría derecho a un asiento en los maitines de los lunes en Génova. Pons, sin embargo, estará «donde diga Alberto», según trasladaron desde su entorno. Algunos cargos del partido sugirieron incluso que podría compatibilizar su escaño en la Eurocámara con Génova.

Otra cosa es que el nuevo cargo de secretario general cuente con las mismas funciones que su predecesor, Teodoro García Egea, que fue al mismo tiempo escudo, portavoz y cirujano territorial, operando a veces con tijera en lugar de bisturí, del todavía presidente, Pablo Casado.

Fuentes del partido señalan que existe la posibilidad de que el nuevo PP modifique su estructura y que el secretario general esté más protegido que su antecesor, algo que invita a pensar en la recuperación de la figura del coordinador general, la ocupada por Fernando Martínez Maíllo en la última etapa de Rajoy.

Lo que parece claro es que si los dos altos mandos del Partido Popular son hombres, para el tercer puesto se requiere a una mujer. El nombre que sale en todas las quinielas es el de Cuca Gamarra, a la que algunos sitúan incluso como secretaria general, cargo que supuestamente tendría que compaginar con la portavocía en el Congreso de los Diputados, algo que puede jugar en su contra.

La posibilidad de que el todavía presidente gallego entre en el Senado gana enteros 

Las posibilidades para que Feijoo finalmente acabe instalándose en la Plaza de la Marina Española como senador por designación territorial aumentan. Además de tener la posibilidad de medirse a Sánchez en un careo una vez al mes, de ofrecerle la posibilidad de acudir a determinados plenos en el Congreso, como por ejemplo el Debate sobre el Estado de la Nación, también existe otro detalle: conservar el aforamiento. Esta protección legal evitaría que una persona tan expuesta mediáticamente pueda ser citada como investigada por cualquier juzgado de primera instancia, ya que la protección legal decaerá cuando Feijoo deje de ser diputado autonómico y presidente de la Xunta.

Además de Gamarra o Maíllo, en las quinielas para la futura dirección hay otros nombres, la gran mayoría del PP andaluz, que reclama protagonismo dentro de la nueva ejecutiva. La granadina Marifrán Carazo, consejera de Fomento; su homóloga en Agricultura, Carmen Crespo; y también Loles López, secretaria general del PP-A y portavoz del grupo en la Cámara autonómica. No se puede perder de vista que Feijoo y Pons no representan el perfil de poli malo contra el Gobierno, que no puede recaer solo en los hombros de Ayuso.

Diputados de confianza

Dentro de la Cámara Baja, la portavoz parlamentaria, Cuca Gamarra, es el gran enlace con el nuevo equipo que entrará a dirigir el PP en menos de una semana. Feijoo también cuenta con varios diputados de confianza, como Celso Delgado, gran especialista en Fomento y que tiene un perfil entre técnico y discreto muy del agrado del de Os Peares. El lucense Jaime de Olano también es un enlace fundamental al ser miembro de la directiva saliente. Ana Belén Vázquez y Marta González también son otras diputadas que tienen la confianza de Feijoo.

En la Cámara Alta uno de los interlocutores con el equipo del futuro presidente es el portavoz parlamentario, Javier Maroto, al que los senadores gallegos señalan como un buen jefe de equipo. En la Cámara Alta, Feijoo tiene incluso más banquillo, gente muy experimentada y excelentes oradores, como el que fuera en su día su rival en las primarias para suceder a Fraga, José Manuel Barreiro.

Aciertos y desaciertos de Feijoo en una gira de 17 días por España

X. Gago

«Seguro que nos hemos equivocado mil veces, pero creo que en las líneas generales de lo que había que hacer, en la política económica que había que aplicar, no», dice Mariano Rajoy en un vídeo titulado Aciertos y desaciertos, que glosa su gestión de la crisis económica. La grabación, publicada por el PP en el 2015, aún vaga por la Red como un fantasma de las elecciones pasadas y, como los espectros del cuento de Dickens, contiene lecciones para la actualidad.

Las palabras de Rajoy podrían servir para definir la gira que Alberto Núñez Feijoo ha protagonizado por las 17 comunidades españolas, en una suerte de peregrinación a la presidencia nacional del PP, que obtendrá como candidato único, con 55.000 avales y el apoyo de los barones regionales.

Seguir leyendo