Castilla y León arranca oficialmente su campaña con el PP partiendo de favorito

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

NACHO GALLEGO | EFE

La Junta solicita a los contagiados que acudan a votar a primera hora del día

28 ene 2022 . Actualizado a las 06:00 h.

Aunque la línea que separa las precampañas de las campañas resulte cada vez más tenue, esta noche sonará el pistoletazo de salida con la tradicional pegada de carteles por parte de las formaciones que se presentan a las elecciones de Castilla y León del 13 de febrero. Como en las pasadas gallegas, vascas, catalanas y madrileñas, serán otras votaciones marcada por la pandemia, y aunque los epidemiólogos confían en que para entonces el pico de la sexta oleada esté ya superado, todavía serán muchos los contagiados, a los que la Junta solicitó ayer que acudieran a los colegios electorales a primera hora, entre las 10 y las 12 horas.

El PP de Mañueco

El gran favorito. Salvo el CIS publicado este miércoles, todas las encuestas señalan como gran favorito al candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, que aspira a renovar la presidencia en la Junta. Pero hay victorias y victorias. La más dulce sería repitiendo el modelo Feijoo, logrando la mayoría absoluta, establecida en las Cortes en los 41 procuradores, algo a lo que solo le invitan a soñar los sondeos más favorables, y solo en el caso de que se disparase la intención de voto en esta recta final. En realidad, en el equipo de Mañueco parecen firmar un triunfo a lo Ayuso, es decir, en el que consigan más procuradores que el conjunto de las fuerzas de izquierda, para evitar así que la investidura dependa de Vox. Y la victoria más amarga sería aquella que deparase un escenario en el que Mañueco necesitase llegar a un acuerdo con los de Abascal que le permitiera mantenerse al frente de la Junta. Estaría por ver entonces si estos exigirían o no entrar en el ejecutivo.

Este detalle tiene una gran importancia a nivel estatal, ya que en ese mismo instante a Pablo Casado se le abriría un frente que podría ocuparle para los dos años que parecen restar de legislatura. Con especial atención seguirán los comicios en Andalucía, con un Moreno Bonilla que medita pulsar el botón rojo para convocar antes del verano y que se vería lastrado en su campaña si Vox entrase en el gobierno.