La solidaridad se pesa en toneladas en el polideportivo de Los Llanos

Santiago Garrido Rial
Santiago Garrido LA PALMA / ENVIADO ESPECIAL

ESPAÑA

SANTIAGO GARRIDO

Centenares de voluntarios gestionan la masiva llegada de material de donaciones

28 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es inevitable no recordar el polideportivo de Muxía en la época del Prestige cuando uno se adentra en el de Los Llanos, en la Palma. En esa gran cancha de baloncesto, tenis de mesa y gimnasia se agolpan, muy bien ordenadas, toneladas de material de donaciones. Para ser estrictos, las toneladas incluyen los cuatro almacenes a mayores repletos de envíos para los afectados, que se cuentan por miles y hasta seis mil.

A este pabellón Severo Rodríguez no paran de llegar alimentos, ropa, libros, menaje, prendas de hogar, juguetes, bebidas, calzado... Es un inmenso punto de encuentro en el que confluyen donantes y receptores. Estos últimos entran por una zona apartada, son atendidos por los servicios sociales del Ayuntamiento y, en su caso por psicólogos y, con personal de apoyo, se llevan lo que necesiten, sea lo que sea. Una señora mayor, por ejemplo, ayer a primera hora de la mañana, sostenía en su mano un futbolín pequeño, y solo con cruzarle la mirada era imposible no emocionarse.

Elena Pais Fuentes, palmera pese a apellidos que podrían pasar por ser de Corcubión sin problemas, es la coordinadora general de este gran punto de encuentro, al que no para de llegar una marea de gente, aunque para marea la de los voluntarios que organizan todo y funcionan con una logística casi militar, necesaria para mover tanto, tan diverso y en tan poco tiempo. «Los que lo necesitan lo recogen según sus necesidades», apunta la responsable municipal. Esos voluntarios trabajan ahora en tres turnos, tras pasar muchos de ellos jornadas de trabajo de hasta doce horas seguidas. La actividad es incesante.