El club de expertos en volcanes en España lo forman apenas treinta personas

Alvaro Soto COLPISA | MADRID

ESPAÑA

Jon Nazca | Reuters

Catedráticos y estudiantes de los volcanes coinciden en destacar las dificultades que existen en España para especializarse en esta rama de la geología

26 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque en los últimos días salen hasta de debajo de las piedras volcánicas, todos los vulcanólogos españoles podrían reunirse a cenar en una sala de tamaño mediano: el club de los expertos en volcanes lo conforman apenas 30 personas (grupos pequeños vinculados a universidades de Madrid, Barcelona, Granada, Castilla-La Mancha y sobre todo, Canarias), y no es porque no acepten nuevos socios.

Al contrario, los especialistas sueñan con una oleada de nuevas vocaciones que quizá llegue con la erupción de Cumbre Vieja. Pero esta rama de la geología nunca ha tenido un tirón excesivo, no cuenta con estudios propios y se enfrenta a cierto desinterés del conjunto de la sociedad. «Se acuerdan de nosotros cada medio siglo. A ver, que España no necesita muchos vulcanólogos, pero tampoco necesita tantos abogados», bromea Eumenio Ancochea, profesor de la asignatura de Vulcanismo en la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, que reivindica una ciencia «que sirve para mucho a la sociedad».

A sus 70 años, se encuentra en La Palma analizando sobre el terreno las coladas de lava, a las órdenes del Instituto Geográfico Nacional, y es uno de los patriarcas de una rama de la geología a la que se llega por muchos caminos: desde la geología, la geofísica, la geoquímica, la oceanografía, la ingeniería, el análisis de datos, la arquitectura e incluso la psicología. A partir de esos estudios, los alumnos interesados en los volcanes pueden matricularse en másteres de geología ambiental o de gestión de desastres naturales, donde encuentran asignaturas de riesgos volcánicos, pero hasta ahora, la demanda no ha sido muy grande.