La presión social e institucional lleva a desconvocar la marcha de homenaje al etarra Parot

L. GIL, I. FERNÁNDEZ COLPISA | VITORIA

ESPAÑA

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, deposita una flor durante homenaje que ha tenido lugar este viernes en Vitoria a las 39 víctimas mortales del etarra Henri Parot.
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, deposita una flor durante homenaje que ha tenido lugar este viernes en Vitoria a las 39 víctimas mortales del etarra Henri Parot. Adrián Ruiz-Hierro | Efe

Los aberzales optan ahora por concentraciones este sábado contra las «cadenas perpetuas» a los presos terroristas que tendrán su respuesta en ofrendas a las 39 víctimas mortales del sanguinario etarra

17 sep 2021 . Actualizado a las 19:25 h.

«Perdonar es de cristianos, olvidar es de tontos». Maribel Franco, viuda del coronel José María Martín Posadillo resumía así el tiempo abierto tras el cese de la actividad armada por parte de ETA. Su marido fue asesinado en 1989 por Henri Parot. Este viernes, Maribel, junto a otros familiares y colectivos, honró su memoria en el homenaje que los gobiernos central y vasco rindieron a las víctimas de Parot, nada menos que 39 asesinados y 240 heridos.

Un acto, junto al Memorial de Vitoria, que nació en respuesta a la marcha que Sare y Elkartasun Eguna habían convocado para este sábado en Mondragón con el fin de pedir la excarcelación del recluso de ETA y que finalmente ha mutado en un llamamiento a concentrarse en los diferentes pueblos del País Vasco para criticar «las cadenas perpetuas» a los presos terroristas.

El paso dado por las organizaciones convocantes del acto fue interpretado en Vitoria como una especie de «mano» ganada gracias a la presión social e institucional. Y es que, hacía tiempo que un homenaje de este tipo no concitaba tanta reprobación. Pero también sobrevoló la idea de que solo se quita el foco de la figura de Parot para situarlo sobre todo en el colectivo de internos de la banda.